lunes, 17 de mayo de 2010

Anotación al margen

(Sorrow, Vicent Van Gogh)


prolongarse

más allá del origen,

hasta desnacer,

hasta anochecer el cuerpo

en escarcha; helarse

las entrañas como se hiela

la anónima palabra, y detener

la boca

junto a la oscuridad

de ese aliento que alberga

el silencio venidero

27 comentarios:

Sabagg dijo...

Qué gustazo leer estos versos y qué suerte volver a pasar por tu blog, publicando tú de nuevo...

alfaro dijo...

Qué bien...
y vivir hasta salir del silencio. Entre las notas se necesitan siempre silencios.
Un abrazo grande.

Rayuela dijo...

hasta
renacer...



mil besos, querida Gloria*

TriniReina dijo...

Al margen de todo, quizás, pero adentro, muy adentro del alma me llega este poema.
Gran poema

Besos

Fero dijo...

Vaya imagen asombrosa esa de ir mas allá del origen, "hasta desnacer".
Es como un viaje en inversa hasta el lugar o momento donde siendo, aún no eramos. La imaginación queda anonadada ante esa propuesta. Ir consciente al lugar donde no teníamos consciencia.
El poema es genial. Ya lo sabes.
Sobre el dibujo de Van Gogh. Su trabajo es maravilloso. Sus obras son mis preferidas.

Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Ay Gloria... con lo que vales y lo poco que te dejas ver.

Me gusta visualizar tus versos.

Besos.

Wara dijo...

¡Cuántas veces quisiéramos desandar el camino...! Sí, incluso hasta desnacer, como tú dices. Lo que ocurre es que no habrá una nueva oportunidad...

Qué alegría leerte de nuevo, Gloria. Es un placer, besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Uf! Tremendo poema duro y precioso.Me ha fascinado ese gráfico de Van Gogh, no lo conocía.
Besos.

(* dijo...

"Porque ahora paso mi mano sobe el envés de las hojas y sé leer su alfabeto / y si cierro los ojos oigo correr un río y es tu voz que despierta"

Son palabras de Piedad Bonnett, a falta de las mías, linda.

Siempre gracias. Y dulce besos.

Aire dijo...

y cómo se consigue eso? porque quiero empezar cuanto antes... qué maravilla de texto

Perfecto dijo...

Es alucinante la idea del regreso al claustro materno y mas allá, hasta desnacer. Esta bien como anotación al margen.

Un abrazo.

I. Ballestero dijo...

ese silencio venidero, que de vez en cuando se aparta y nos deja verte, a ti y a tus versos... el silencio te esconde, pero cuando te escapas y asoman tus palabras sabemos que siempre, siempre, merece la pena... vuelve pronto...

Marisa Peña dijo...

Es muy hermoso Gloria, porque sólo en el silencio habitan realmente las palabras...un beso

Roberto dijo...

puro terciopelo...

me sabe a miel-intemperie esa oscuridad...

un beso

ZenyZero dijo...

Yo creo que el silencio es el antitiempo. El silencio no debería tener ni la palabra para ser pronunciado, o para corromper su ser absoluto. Detenerse sin esperar. Eso es el silencio.

Un abrazo (Que no alberga palabra alguna)
Chuff!!

Isabel dijo...

"...como se hiela la anónima palabra..."
Así he guardado en mi mente las tuyas, ¡dices tanto con tan poco!

Me alegro mucho de haber llegado a ti a través de Fusa.

Marcelo dijo...

Es hermoso venir por tu fuego. Ese que calienta nuestras entrañas heladas y olvidadas.
Un beso

Lena dijo...

Qué terrible es la certeza de los silencios venideros.

Suerte que tú, Estufita, rompes el vidrio y escribes.

Un beso de un árbol....

Vinilocura dijo...

Tu blog siempre goza de buena salud :)

Marcelo dijo...

me pregunto si desnacer no nos llevará hacia nuestro padres!

Malvada Bruja del Norte dijo...

Y tras el Silencio, la nueva reconstrucción, el renacer, como ave fénix que renace de sus cenizas!

cristal00k dijo...

Sí, el silencio siempre es lo "por venir" y como dice Zen, no debería ni tener palabras para explicarlo. Sólo sentirlo en los ojos del otro.
Gracias por volver preciosa!
Besos silenciosos.

dudo dijo...

Éstos días imagino cómo era (sería) todo si no fuera nada, si no hubiera que proyectarse nunca, si pudiera entender el inicio sin haber conocido el final.
Qué de cosas remueven tus palabras.

Rechiflada dijo...

¡Qué hermoso!

cristal00k dijo...

Donde quiera que estés, felices días, Gloria.

ZenyZero dijo...

La victoria anda siempre detrás de las neuronas más revueltas y la libertad sobre las células cancerosas del perdón.

Qué intención maléfica la de dividirnos en raíles: la misma dirección y siempre separados. Y un dios que transporta dioses sobre nuestras espaldas. Hasta el hierro se vuelve perezoso, de estarse quieto, frío y siempre solo y un dios en sus cielos que siempre pasa de largo.

Un gran abrazo, Gloria.
Chuff!!

mirada dijo...

es una belleza