jueves, 26 de febrero de 2009

La espera

El tercer cigarro ya. No sé por qué tengo la maldita costumbre de llegar siempre 10 minutos antes a las citas. Con lo nerviosa que me pone la espera. Debo ser masoca. Y claro, se retrasan 5 minutos y yo llevo 15... Nada, en el móvil no hay nada. Tranquila, aún no es el momento de ponerme histérica.
¿Qué demonios hace ese hombre? La verdad, no está mal, tiene un aire interesante con esos pantalones vaqueros. Uy, y hasta canitas, fíja
te. Qué mono... ¿Pero qué hace ahí agachado? ¿estará buscando algo? Puedo acercarme... No, mejor no.
Ah, está haciendo fotos. Claro, desde esta distancia hay que agacharse para encuadrar el Palacio. Es bonito. Por eso me gusta quedar aquí. Este parque tiene unas vistas preciosas, pero es que la espera... así no disfruto, mirando el reloj y con esta facha.
¡Mierda, el tacón! No puedo estarme quieta, ya me he c
argado el zapato, maldita sea... Ay, me está mirando. ¿Me está mirando? Sí, y viene, ay, mi madre.
- ¿Te has hecho daño?
- ¿Cómo? Ah, bueno, un poco... Nada, es que soy muy torpe.
- No parecen unos zapatos muy apropiados para estar por aquí, es normal.
Uf, qué sonrisa tiene...
- No, es cierto. Bueno... es que... es que he quedado con una amiga para ir a un concierto por aquí cerca, y tengo costumbre de quedar aquí
.
- Vaya faena. Pues así no podrás ir. ¿Seguro que no te has hecho daño? Parece hinchado, ¿puedo?
No te arrodilles, por favor me desamayo. Por qué asiento, ay madre yo estoy loca. No te arrodilles...
- Como me temía. Está algo hinchado, esto hay que solucionarlo. ¿Te llevo a que te lo vean?
Qué manos, llévame contigo... ¿habré dicho esto en vo
z alta?
- Oh, no, gracias, no... Es que mi amiga...
- Pero si no podrás ir al concierto con el pie así, y además con un tacón. ¿O es que llevas zapatos de repuesto?
Otra vez la sonrisa, al menos ya está de pie. Yo me des
mayo, fijo. ¿Y Lucía dónde se ha metido?
- No soy tan precavida, en realidad soy un desastre. Tranquilo, no quiero molestarte, estaré bien, gracias.
- ¿Qué molestia? Te llevo encantado. Anda, llama a tu amiga.
- Tengo un mensaje, un momento...
"Eli, te he visto desde el otro lado del parque. Yo desaparezco y mañana tú me das todos los detalles. Besos, Lucía"

- Es ella, parece que no va a venir...
- ¡Perfecto! Tenemos toda la tarde. Lo primero, solucionar lo de ese tobillo. ¿Tu nombre?
Esto no puede estar pasando, ¿en qué pelicula me he metido?
- Elisabeth...
- Puedes llamarme Paul, entonces.
¡Taylor y Newman! Qué rico...
- jajajaja ¿Qué quieres decir que eres heredero o bebedor?
Espera... ¡me está llamando gata!
- jajajaja Eso lo has dicho en alto... ¡Sube, que te llevo!




martes, 24 de febrero de 2009

Amapola


Te pienso

y veo el rojo terciopelo

que cubre mis pétalos

vacíos de silencio.


Te llamo


y viene a acariciar


el negro surco


de tus palabras encendidas.


Te aprendo


como influjo de vida


que rodea el polen


de mis letras rotas.



Te aguardo


y viene tu corazón

amarillo a alentar

mis sueños guardados.


Para nuestra queridísima Bel.




domingo, 22 de febrero de 2009

Prendida

Prendida a la vida

en domingo de sol y silencio


Prendida al deseo

de cumplir un sueño

Prendida, en el camino

te encontré de nuevo.


sábado, 21 de febrero de 2009

The address

(imagen de Moyra Peralta)


Que no te confunda mi rostro curtido por los años, que no te asusten mis manos ásperas, o mi mirada perdida. Así es mi vida y la disfruto como no imaginas. Ya no recuerdo si la elegí yo o me fue dada, pero ¿acaso tiene importancia? No soy esclavo del tiempo, los días no tienen fecha y las horas... ¿qué son las horas? Sólo hay día hasta que llega la noche, y noche hasta que amanece el día. No me mires así, sabes que tengo razón. Te preguntas si no tengo un lugar dónde ir y no te das cuenta que tengo todos los lugares. Te preocupa mi soledad, pero tú estás ahora aquí haciéndome compañía con tu sonrisa. Todos moriremos, antes o después, no quiero dejar escapar la vida con lamentaciones, mejor vivir. No sufras por mí. Estaré bien cuando te marches porque ahora estás aquí, y mi corazón sabrá recordarte. Claro que no tengo teléfono... qué preguntas me haces. ¿Mi dirección? jajajaja Está bien... te lo diré: "This is my address!"

jueves, 19 de febrero de 2009











Mírame
a los ojos.
Recibe el aliento
cálido de
estas
luces encendidas,
otea conmigo el universo.

Grítame, si
levemente
oyes mi mirada.
Rocía de
idílico
azul el pasar de mis horas.

martes, 17 de febrero de 2009

Barcelona (Segunda Parte)

Estaba tan emocionada con el viaje, que no fuí consciente del terror que me da volar hasta el momento de subir al avión. Tomé asiento, me puse el cinturón y agarré con todas mis fuerzas "Cuadernos de todo" como si ese libro fuera a salvarme de las hormigas que rápidamente comenzaban a trepar por todo mi cuerpo. Llegaba el miedo y ya no sería dueña de mi cuerpo hasta aterrizar.

Entonces pensé en Adela, ¿recordáis a Adela?, pensé en Adela y en su Barcelona, en que recorrería cada rincón como lo había hecho ella, pensé en F. y en su Bergai, donde siempre me he sentido como en casa, pensé en mis deseos de desaparecer, aunque sólo fueran cuatro días. Poco a poco, las hormigas fueron abandonando mi cabeza, mis brazos, mi torso, así, despacio, hasta desaparecer por mis piernas (eligieron el dedo meñique del pie izquierdo como último lugar, y no respiré tranquila hasta que se fue la última).
La voz de S., sentada a mi lado, fue tornándose cada vez más cercana y finalmente tuve valor para mirar por el pequeño agujero que hacía las veces de ventana.

Llegamos al aeropuerto temprano, creo recordar que eran las 9 de la mañana, y en el móvil un sms: "Buenos días, preciosa. Bienvenida a Barcelona. Y a El Día."
No podía haber tenido un recibimiento mejor... comenzaba El Día, y comenzaba El Cuento.

Después de un buen café y un cigarro, saboreado hasta su último resto (sé que es horrible), y de haber mirado el mapa como veinte veces para asegurarnos, S. y yo nos fuimos al hostal, a la que sería mi casa durante aquellos cuatro días de otoño. Os aseguro que fue mi casa, así lo sentí.
Cuando entramos no lo podía creer, parecía sacado de una película de los '70, no sólo por el portal del edificio y su ascensor de rejas, porque aún se conservan muchos así, sino por el propio hostal, por sus empleados, por sus habitaciones.
Nuestra habitación era preciosa: sus cortinas beige, sus camitas con colcha verde, la puerta del baño de madera antigua pintada de blanco, la ventana al patio interior, un sofá a juego con las camas... tendréis que perdonar mi torpeza para describirla, sólo os diré que cuando S. y yo vimos el teléfono naranja de la mesilla nos pusimos a dar saltos como idiotas, de pura emoción. Era todo perfecto.

S. se fue a llamar a su familia y aproveché ese momento para llamar a F.

F: ¿si?
G: ¿F...?
F: sí, ¿Gloria?
F y G, al unísono: ¡tienes mi voz!
(risas, carcajadas, tronchadas de la risa, lo prometo)
F: ¡me has robado la voz!
G: ¡¿por qué hablas como yo?!

La conversación fue así de disparatada durante varios minutos, y tras las risas, algún que otro corte de línea, y la confusión inicial, las voces se fueron diferenciando, las ideas, aclarando, y F. y yo conseguimos quedar a una hora para conocernos por fin.
Al colgar me arrepentí de no haber utilizado el teléfono naranja.


lunes, 16 de febrero de 2009

Poesía nuestra

La certeza de la duda
cuando no te queda nada
es poesía,
una algarabía muda
de nuestro interior sacada
que dormía.

Palabras que reaparecen
como un extraño fulgor
se dibujan
y en el papel se adormecen
las cosas del exterior
que se embrujan.

Son secretas emociones
las que piden libertad
y perduran
como las bellas canciones
de alguna lejana edad
que maduran.

Como por arte de magia
sin ni siquiera pernsarlo
surgiría
dentro de mí la nostalgia,
sin saber cómo contarlo,
la poesía.



Los que hayáis leído mi entrada de "Un 10 de febrero" sabéis que esta poesía me vino a la cabeza entonces, la he buscado y aquí está.

Os pido benevolencia... sólo tenía 15 años... esa vez experimenté con la Copla de pie quebrado.

viernes, 13 de febrero de 2009

Corre el secreto


Corre el secreto, entre claros y grises se esconde el milagro.

Corre la risa del dulce, y tú sonríes desde el otro lado, el secreto está a salvo.


Corre la noche a espaldas del nosotros creado, desde lejos te hablo.


Corre el reloj del ayer, la carcajada se escapa, y tus dedos me piden un ¡calla!


Corre la vida, el secreto se oculta en el estante del medio, tu frasco lo guarda.


Corre el día de mañana, y tú me regalas la risa perdida, el secreto me abraza.


Corre tu pie derecho a mi rodilla izquierda despistada, el temblor me alcanza.


Corre el corazón desnudado, corre el viento, y el tiempo, y el cielo, y el latido también corre, ay cómo corre, cómo corre el secreto en las manos.

jueves, 12 de febrero de 2009

Un 10 de febrero, por ejemplo

Miraba el blog, pensando qué se me ocurriría publicar hoy, si es que publicaba algo, y busqué entré el montón de papeles que tengo junto al ordenador del trabajo; seguiría pensándolo mientras organizaba el día en el laboratorio. Entonces tropecé con un papel de entre tantos y me he dicho ¿por qué no? La entrada de hoy será el contenido de ese papel, un montón de garabatos incomprensibles que son yo, al fin y al cabo, y que espero reproducir lo más fielmente posible:



PRUEBAS REACCIONES PFC DE N. CATALIZADOR HET. Li/ZnO

Prueba 1: 4 mmol/g de cat., 5%wt., 900 rpm, 6 horas (en principio, ya veremos cómo va), reactor grande, que pese unos... 400 g. de aceite (diablillo de 50 mm.)

poesía para el pobre, poesía necesaria, poesía de Celaya, poesía de mi nada... poesía que escribir para decir todo... poesía eres tú, Bécker, algarabía muda de mi interior sacada que dormía, es mío... ¿de cuándo?

Prueba 1 no válida --- análisis cromatográfico: <30% metil éster ¿qué ocurre? Probablemente un problema de transferencia de materia. Decir a N. que repita en reactor pequeño.

Prueba 2: mismas condiciones. 250 g. de aceite (9:1 MetOH:Aceite es óptima). Usar diablillo de 40mm.

besos desestructurados, estructura en el puzzle, piezas... sal, silencio y vida, y una voz que hace días que no escucho, ciencia, paciencia, ciencia de la paz que me acompaña en la desestructura (partir versos, puzzle, pieza que no encaja pero necesaria, poema partido)


Prueba 2 no válida, ¿qué pasa? --- cromatograma prácticamente superpuesto, misma conversión sin cuantificar... mismo alcance, mismas condiciones, qué fallará... No es la agitación, ni el volumen, no es el contacto entre fases, no hay conversión. La reacción ¿el qué? Relación MetOH: Ac óptima, ¿contaminación? no... dos veces no... Catalizador, insuficiente impregnación. Probar eso. Preparamos N. y yo 3 impreganaciones diferentes (de 4, de 5 y de 6 mmol/g) Prueba 3 N., Prueba 4 yo. Mañana.

Puesta a punto mufla 600ºC

despierto aquí y no sé bien... Fran Fdez, maybe I'm, ¿maybe? de posibilidades nada, seguro que es eso... escrito en verso, bálsamo de sal que cura los silencios, escrito en verso, desestructura del beso, escrito en verso, agua seca en las retinas (agua seca... desde cuándo... ay Neruda no pregunto, no pregunto, no se le pregunta a un poeta)

Patrones ésteres mañana. Pedidos nitrato y metanol. Esta semana.

martes, 10 de febrero de 2009

Desestructura

(Imagen de Chema Madoz)


Mojada en medio de
ti

perdida entre tu

voz

de agua seca en mis

retinas


Estructura de las
palabras

que no suenan desde

lejos

en el cristal de tu

pupila


Bálsamo de sal que
cura

los silencios, de noche

oscura,

en el palpitar de la

vida


Desestructura del beso
perdido

en el sueño del pudo

ser

la mañana de tu verano

escondida


Pieza del puzzle
olvidada

en la desestructurada estructura


Miedo del tiempo

anhelado

en la estructurada desestructura

domingo, 8 de febrero de 2009

Perro viejo


Viejo perro
De la calle

Calle vieja

Perro viejo

En la última hora
Del viejo perro

Con su amo viejo

En su vieja calle


Ojos de perro viejo

Con muerte en la mirada

Y el viejo amo que llora

En la acera vieja de la calle


Pasa el marqués y observa

La muerte del viejo perro

El llanto del amo viejo

Y el viejo marqués no entiende

El dolor del que, viejo,

También muere


Todos viejos a la muerte

Todos en la misma calle vieja

Todos mueren

Viejo perro y amo viejo

Y el marqués, solo, que no entiende.

viernes, 6 de febrero de 2009

Nostalgias (para el fin de semana)



Acordeón de nostalgias
ponderando mis pies






Nostalgias de cuerda
empujando mis manos



martes, 3 de febrero de 2009

Entre Bukowski y yo

hay un infierno abrasador
que me empuja
a liberar las llamas de mi alma,
pero yo le apaciguo
con mis
aguas más saladas

hay un infierno abrasador
que se abre paso,
alimentado
por mi endeble futuro de paja,
metas incumplidas
hechas pasto de hoguera

hay un infierno abrasador
en mi corazón
nadie sabe que existe
salvo nosotros dos
pero debo controlarlo
con el azul de los días lejanos

ese día haremos las paces
mi infierno y yo,
dejaré que me abrase
que el azul sea rojo
y que el fuego
y su calor
inunden todas mis lágrimas
para que esta mujer ya no
llore más

Yo






hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero soy duro con él,

le digo quédate ahí dentro, no voy

a permitir que nadie

te vea.


hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero yo le echo whisky encima y me trago

el humo de los cigarrillos,

y las putas y los camareros

y los dependientes de ultramarinos

nunca se dan cuenta

de que esté ahí dentro.


hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero soy duro con él,

le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres

hacerme un lío?

¿es que quieres joder

mis obras?

¿es que quieres que se hundan las ventas de mis libros

en Europa?


hay un pájaro azul en mi corazón

que quiere salir

pero soy demasiado listo, sólo le dejo salir

a veces por la noche

cuando todo el mundo duerme.

le digo ya sé que estás ahí,

no te pongas

triste.


luego lo vuelvo a introducir,

y él canta un poquito

ahí dentro, no le he dejado

morir del todo

y dormimos juntos

así

con nuestro

pacto secreto

y es tan tierno como

para hacer llorar

a un hombre, pero yo no

lloro,

¿lloras tú?


Bukowski