lunes, 24 de agosto de 2009

El río

(El pez volador, Herbet James Draper)


no recuerdo

qué llave de qué puerta

me condujo al murmullo de estas aguas de silencio

que mojan mi nombre y calan tus palabras,


soy ya parte de este río
tan tuyo

tu mirada sola ha ungido mi piel de triunfos

y mis ganas se han vestido de nadas azules,

escamas de tiempo líquido en tu orilla


navego en tu corriente
, anhelando
la desembocadura de mis miedos
en tu boca

31 comentarios:

gloria dijo...

Mil gracias a todos por vuestra paciencia y mil perdones por mi larguísima ausencia, que espero ir eliminando poco a poco.
Os echaba de menos...

cristal00k dijo...

Te quiero, por volver y porque me da la gana!
¿Como eres tan crack?
Un beso y otro...

Juan Antonio dijo...

Ha merecido la pena la espera. El poema es bellísimo. Esas aguas de silencio, esas nadas azules evocan tantas cosas. Pero el comienzo me ha enamorado. Definitivamente.

Besos.

Camille Stein dijo...

deliciosa agua
cuya puerta
atraviesas
con líquido
murmullo...

un beso

ZenyZero dijo...

Es tan diminuto el dios que nos da la vida
tan efímero el pálpito de su presencia,
que hemos de convertir el éter de su ausencia
en el sólido engranaje de la huida

Deseos en conjuros; miradas en colores;
pieles en escamas; puertas que son nombres;
y un río que nunca acaba.
En qué orilla se quedó el alma.

Chuff!!
millones de besos!!

TORO SALVAJE dijo...

Tú sigue tardando.
Pero con la condición de que cuando vuelvas traigas un regalo así.
Siempre serás perdonada.

Besos.

I. Ballestero dijo...

Te marchaste empapada de saudade, y has vuelto con las aguas silenciosas de un río que, simplemente, ha llegado a calarnos... celebro tu vuelta, yo también te echaba de menos... gracias por volver

TriniReina dijo...

A veces, nos adentramos en el silencio tan lentamente, que sólo nos percatamos de que nadamos en él cuando casi nos ahogamos.

Que el río nos lleve al delta que ansiamos.

Besos y bienvenidas

Roberto dijo...

y sin miedo a la hora de estampar las palabras que sucumben a la poesía...

una gozada tu vuelta...ya lo sabes!

un beso

Marcelo dijo...

Bienvenida a tu casa!
somos ya parte de este río
tan tuyo...Puedes olvidarte de esto un tiempo, largo o corto, o para siempre. Pero el río tan tuyo ya corre aguas abajo, y es inevitable.
Un beso

Laura dijo...

Yo también acabo de regresar de una ausencia que amí se me ha hecho corta. Ausentarse es una opción, regresar , una necesidad.
Tu regreso ha estado sublime, como siempre.
Un saludo

Fero dijo...

"no recuerdo
qué llave de qué puerta..."

A veces las mejores cosas de la vida están envueltas en un inicio misterioso.

No sabes como celebro tu regreso.
un abrazo fuerte.
y otro más.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Parte de ese río, parte del mundo en lo pequeño y en lo inmenso...recuero un texto de Dávalos que resume sencillamente esta sensación de vivir a solas lo que fue compsartido:
"No te puedo olvidar
cada cosa que voy mirando
ya la vimos los dos
y en el silencio crepuscular
se hace infinita la soledad"

Gracias por volver, Gloria querida, no era lo mismo recoger estrellas sin tu compañía.
Besos del REL

virgi dijo...

Que el río te arrastre, que la corriente te oxigene, que el agua te inunde.
Así te leemos.
Un abrazo

virgi dijo...

Que el río te arrastre, que la corriente te oxigene, que el agua te inunde.
Así te leemos.
Un abrazo

Rayuela dijo...

Buen regreso Gloria! Te requiero!

Y escribiste un hermoso poema azul!

Miles de besos,te extrañaba.

alfaro dijo...

Hay puertas que no tienen llave, y llaves que ya no recordamos que puertas abren,
hablando de ríos sí sabemos adonde van a dar y no me imagino nada mejor que unabocamar.
me alegro de tu regreso.
Un abrazo grande.

Bel dijo...

Ya te lo dije en las amapolas, pero lo repito aquí, me alegro mucho de tu/nuestro regreso. Dejarse arrastrar sin reservas por la corriente del amor... eso es un lujo que se da pocas veces. Y me parece que tú lo haces con alegría.
Un abrazo enorme.

Wara dijo...

Qué maravilla, Gloria, para seguir disfrutando despacito, camino de unos labios, el puerto más seguro.

Un fuerte abrazo.

Jorge dijo...

Pues si ha valido la pena la espera
ante el arribo de poema tan bello:
"aguas de silencio tan suyo
y tu parte de ese rio...
nadas azules y escamas
de tiempo liquido en su orilla..."
Hermosisimas metaforas.
Llevo ya un tiempillo leyendote,
pero no me habia atrevido a escribirte nada.
Bueno, al fin lo logre.

Con un cordial saludo y toda mi
entregada admiracion
Jorge

mas de mi que de... lirio dijo...

Gloria, no se cuanto hace que no te veía por aquí pero te aseguro que tus letras son como caricias para mi alma y mi alma es perseverante con todo aquello con lo que disfruta.

Fluye, tomate tu tiempo, vuelve a tu ritmo pero eso si, vuelve!!!

Besos desde mi alma

TORO SALVAJE dijo...

Muakkkkkkkkkkkkkk.

marisa dijo...

Gloria qué bien leerte de nuevo...Tus versos vuelven a acompañarme y me gusta saber que estás ahí, poeta querida

Pamela dijo...

Apenas te conozco, pero ya me he aquerenciado en este lugar. Qué bueno que has vuelto con tan hermoso poema.

(* dijo...

Y todos te echábamos de menos a ti, linda Gloria. Me alegro no sabes cuánto de este regreso, de verdad. Mil gracias a ti, por regresar, por venir con la corriente y llenar nuestras aguas de nadas azules que son mucho más que nadas. Tus versos tocaron la profundidad del río, y ahora suben, y suben, y saben cómo salir a flote y cómo sabrán cómo seguir abriendo nuevas puertas.

Un dulce y enorme beso.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Estoy de acuerdo con Cristal. ¿Cómo eres tan crack?

Sobre el texto, a veces es mejor no recordar, cuando la ausencia se hace tan presente...

Aire dijo...

tentante río en el que perderse! qué alegría leerte de vuelta! parece que poco a poco todos volveremos a la normalidad!

una vida lo que un sol dijo...

Gloria!

qué cosa tan delicada
el final............... Lindoooo.

qué vuelta al cole más bonita! :P

Beso Gloria.

Ah: y estás perdonada.

Emiliakus dijo...

Gloria, sólo quería decirte que lo único que lamento de no tener conexión fija es no poder leerte con tranquilidad, como merecen tus poemas y sobre todo tú.

Un abrazo.

Narci dijo...

Qué belleza de poema, Gloria. La última estrofa es genial, casi me ha hecho llorar de emoción.

Gracias por compartirlo.
Besos
Narci

Santa Biología dijo...

Preciosas palabras, y la pintura....sin comentarios, impresionnte, que fuerza, que desesperación. me encanta!!

Con tu permiso voy a darme otra vuelta por tu blog, me está gustando mucho..

Un saludo