jueves, 25 de junio de 2009

Quebranto

(Gustavo Vásquez)



"Memoria, olvido,
imagen,

luz quebrada"


(de Pájaros de Granito, Alberto Cubero)




De aquellos días conservo
una vasija de palabras consumidas,
olor de barro ajado sudando
ruidos de un pasado prófugo

(busco tras su eco urgente la justificación de tu existencia)

La voz helada de esas noches
me persigue en forma de nubes,
amarillas por el hierro de tus manos,
lluvia férrea tatuada en mi
memoria púrpura

(metales acuáticos, látigos de viento y tu voz oxidada en medio)

Ahora la mañana bebe
de la cuenca de mis ojos, se cuela
por mi pelo empapado, me cura
de ti y de tu risa cóncava

(lloro por asesinar tus palabras y no poder hallarte en el fango)

24 comentarios:

Fero dijo...

Siempre nos gusta conservar algo...
siempre saco de los viejos cuadernos esos "ruidos de un pasado prófugo", me gusta de vez en cuando escuchar sus ecos...

Sé que es en perjuicio propio.

Pero allí esta la mañana. Veo que no te refieres a cualquier mañana, no es la que cotidianamente nos ilumina cada día... no. Es es que se "bebe la cuenca" de los ojos que han buscado urgente justificaciones inexistentes, que nos cura del pasado.

Gracias gloria.
Tus versos son verdaderas joyas.
Tus letras son pequeñas glorias.

un abrazo.

Rayuela dijo...

Este
p
o
e
m
a
es
una
G
l
o
r
i
a
Y si la vasija se rompiese?


MIl besos!

I. Ballestero dijo...

De aquellos días siempre se conservan recuerdos ajados, sudores, ruidos e hielo, mucho hielo... de aquellos días me queda esta poesía que acabo de descubrir, que acabas de escribir, y que ya la llevo en mi recuerdo, la conservo...

gracias por este abrazo

elshowdefusa dijo...

Me gusta ya como empieza el poema: de aquellos días conservo... Es un buen comienzo, querida G. Me gusta mucho. Y, otra vez, de todo, me quedo con un verso, o con la imagen que me regala un verso, o con una idea que flota por el poema. Buscar la justificación de una existencia. A menudo nos sucede. Me gustan todas las parejas de palabras que hay en esta poesía. Y que la risa sea cóncava.
Un abrazo, preciosa.

alfaro dijo...

Las palabras nunca mueren, solo se cierra el oído, ellas saben esperar.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Ya no sé que decirte...
Te disfruto de principio a fin.
Gracias por escribir.

Besos.

TriniReina dijo...

Del naufrago de la ausencia, será mejor conservar los buenos recuerdos, ya que los malos nos siguen envenenando, día a día y no está la cuenca de las lágrimas para sequías.

El poema es magnifico, Gloria. Un placer en verso.

Besos

marisa dijo...

Gloria a mí también me gusta mucho el verso inicial y ese final que nos precipita en la tristeza del fango.precioso, guapa.

Verbo... dijo...

¿Qué tu crees que voy a hacer con éstas (tus) palabras?

Ahora la mañana bebe
de la cuenca de mis ojos, se cuela
por mi pelo empapado, me cura
de ti y de tu risa cóncava

(lloro por asesinar tus palabras y no poder hallarte en el fango)



¿que voy a hacer?


Voy a hacer un altar ♥


Dichoso el que beba del agua de tus ojos, y del rocio de tu boca.

besos Glo ♥

Malvada Bruja del Norte dijo...

Es la eterna pregunta: ¿por qué tuve que conocerle?
Y normalmente, con perspectiva el tiempo nos da alguna razón: para ser más fuerte, para apoyarnos en algo (que no necesariamente tenía que ser amor), para hacernos reír, para poder escribir, aunque sean entradas tristes como las de hoy.

Un besote!

cristal00k dijo...

De aquellos días lo conservas todo, por lo que se ve...
Y no lo dejes perder, forma parte de tu sabiduría vital, que al final, es lo que queda. Y ya es mucho!
Un gran beso preciosa.

Aire dijo...

quiero que la mañana me cure...

hay algo en este texto que me hace tener que releerlo, quizá sea el eco urgente o los látigos de viento...

(* dijo...

Se me ha quedado en la boca el sabor de los metales acuáticos. No lo sabía hasta hoy, linda, pero así me han sabido siempre los quebrantos.

Un abrazo enorme.

una vida lo que un sol dijo...

Quebranto, palabra linda y dolorosa a la vez. Si pronuncio quebranto se oye crack, no hace falta explicar su significado.
Tú sí que sabes tratar a las palabras, Gloria.
Versos muy muy bellos!
muas!

Emiliakus dijo...

Gloria, mereces una sonrisa y a veces te llenas de lágrimas. Y tu eres luz, no tinieblas, por lo que eres alegría y no lamentos.

Vales mucho, autora.

P.D.: Necesitaría tu ayuda para algo muy importante para mí, en lo que necesitaría tu opinión. Te mando un mail al respecto.

gloria dijo...

FERO:
A veces esas vasijas se abren sin avisar... aunque he de confesarte que a mí también me gusta ver de cuando en cuando quién era entonces...

Y sí, mi querido amigo, esa mañana no es cualquier mañana, no hablo de cualquier amanecer, aunque en realidad cualquiera podría serlo. Nos cura la mañana en la que estamos verdaderamente preparados para curarnos...

Gracias a ti por ir siempre más allá, querido Fero, se agradece muchísimo.

Un abrazo fuerte.

RAYUELA:
Gracias, linda... me alegra mucho que te guste.
(entre tú y yo: la vasija se rompe y al verla rota lloro de pura nostalgia, aunque en concreto ésta de la que hablo mejor que esté rota).

I. BALLESTERO:
Muchas veces, Ignacio, me preguntan que por qué escribo en un blog... que si no sería mejor trabajar en algo y enviarlo alguna parte... tú me acabas de dar la mejor respuesta que podría haber, y te entiendo muy bien, a mí me pasa exactamente igual con tus historias y no imaginas lo que agradezco que las compartas.

Otro abrazo más, Ignacio, por ser tan grande y sentir de esa forma.

FUSA:
Preciosa, cuando escribí este poema, cuando lo pensé y lo fui dando forma, tú eras de esas imágenes que se quedan en la mente para empujarte a escribir (no es exactamente inspiración, pero parecido, creo que sabes a lo que me refiero) porque tú, mejor que nadie, sabe exactamente de lo que estoy hablando. Este poema es más a destiempo que cualquier otro (de hecho te diría que es el único que lo es). Y aunque aún no ha terminado de romper... poco a poco lo va haciendo, cada vez con menos peso.
Gracias por fijarte en cada verso, en cada pareja de palabras y por ayudarme a no querer justificar lo injustificable.
Te abrazo muy fuerte, preciosa mía.

gloria dijo...

ALFARO:
A veces por desgracia, Alfaro, pero sí, siempre esperan el momento, por eso es mejor recibirlas sin miedo que oírlas cuando menos las necesitas.
Un abrazo.

TORO SALVAJE:
Yo sí sé qué decirte, Toro, gracias, mil gracias por mantenerme aquí (tienes mucha culpa de que siga aquí).
Me halaga muchísimo, de verdad.
Mil besos.

TRINIREINA:
Créeme, Trini, yo intenté desterrar según qué recuerdos... puesto que no pude estoy aprendiendo a convivir con ellos.
Muchísimas gracias, me alegra que te parezca así.
Besos, querida poeta.

MARISA:
Gracias, guapísima.
No sé por qué me sucede así, pero así fue, comencé escribiendo con calma (hasta con nostalgia te diría) pero terminé sumergida en el fango... y no es la primera vez que me ocurre.
Un abrazo fuerte.

gloria dijo...

VERBO:
Ay, linda, cómo eres... gracias!!
Con esas palabras puedes hacer todo lo que quieras, desgástalas si hace falta... ya no son mías, son vuestras desde el momento que aparecieron aquí y me alegra que hayan llegado hasta ti (me alegra muchísimo).
Gracias por tu cariño siempre, que siento muy cerca.
Un besazo, linda.

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
O simplemente porque sí y la clave está en no hacerse la pregunta (es inevitable, siempre llega). Pero en parte, al menos para mí, la clave de escribir, la motivación, es ir más allá, preguntarnos continuamente lo que sabemos de antemano no tendrá una respuesta (al menos no una que nos sacie).
Gracias, Brujita, eres un auténtico cielo.
Te abrazo.

CRISTAL:
Es cierto, encanto, está todo intacto, tanto que casi no destapo la vasija... pero tan mío como todo lo demás.
Mil gracias, de corazón.
Besos, encanto.

AIRE:
Te curará, Aire, claro que lo hará...

¿Sabes? es lo mejor que me podrían haber dicho... puedes releerlo cuanto te plazca, claro.

Gracias, niña, por tu talento y por tu amabilidad.

Un abrazo.

gloria dijo...

(*:
Pues me alegra habértelo descubierto... es un sabor muy peculiar, y por suerte se olvida enseguida, probablemente en un rato ya no recuerdes el sabor de los metales acuáticos (por mí ojalá no los saborees nunca).
Gracias, linda.
Un dulce beso.

UNA VIDA LO QUE UN SOL:
Mira quién fue a hablar! jeje
Que detengas de esa forma en el título... gracias, de verdad. Sí, hace crack, un crujido tajante y delicado, muy sutil...
Gracias, de verdad, querida mía.
Muaka!!

EMILIAKUS:
Emi, claro que hay sonrisas y alegría, mucha, por suerte. Claro que sé disfrutar de lo bueno del día a día, que son muchísimas cosas. Pero el negro existe tanto como el blanco y no hay por qué renegar de él (siempre que no dejemos que lo invada todo...).

Mil gracias, poeta, de corazón.

P.D. Para mí es un halago que cuentes conmigo, lo sabes, y tendrás mi "ayuda".

Bel dijo...

Llego yo tan despistada preguntándome que estará haciendo la niña Gloria y de pronto me encuentro con una ¿recomendación? a mi cada vez más baldío espacio. En fin, no lo merezco, pero mil gracias, preciosa Gloria.
Sobre tu poema, qué decir. Hermosas palabras, certeras imágenes de ese tiempo irreductible, ese pasado prófugo y esa especie de pregunta que, como tan bien dice Fusa, se queda ahí flotando. Y hermoso también el epígrafe.
Un abrazo fortísimo.

Wara dijo...

Quizá te hayas dado cuenta de que cuando leo tus poemas, de alguna forma asocio las palabras con algo... y por supuesto, siempre con algo hermoso, no podría ser de otro modo. A veces son también palabras, otros versos, a veces son imágenes. Y hoy, me viene a la mente la estela de un impresionante quebrantahuesos, volando en toda su envergadura a través del cielo, con absoluta libertad. Pese a los peligros.

Lo siento, a veces me lío y es posble que no se me entienda, que mis asociaciones sé que pueden ser extrañas. Bastaría quizá con decir que me encanta leerte.

Besos.

Fero dijo...

Te releo y me entusiasma de nuevo.
:)
que gusto.

gloria dijo...

BEL:
¿Baldío? Mi querida Bel, tu casa siempre es un lugar al que regresar, siempre, y claro que te lo mereces porque es un deleite que compartas con nosotros tanta belleza.
Muchísimas gracias a ti, de verdad.
(y gracias por fijarte en el epígrafe)
Un abrazo inmenso.

WARA:
No te haces una idea de lo que agradezco tus lecturas y tus comentarios siempre, me encanta que te dejes llevar, pese al peligro, que te vengas a volar conmigo para mí es un regalo, mi niña.
No necesito que me digas que te encanta leerme (gracias!) léeme y vuela, por favor, hazlo para cuando yo no pueda.
Un beso fuerte, y gracias por ese quebrantahuesos.

FERO:
Gracias... eres un auténtico encanto, Fero, y el gusto es mío, créeme.
Te abrazo.

alberto dijo...

en portugués:
http://incomunidade.blogspot.com/2009/07/quebranto.html