lunes, 11 de mayo de 2009

Una noche (ésta, por ejemplo)

(David Hockney)


aplaco la cálida transparencia
de mi corazón, este corazón

que vierte rojo en las sábanas tibias

derramo la tinta en garabatos
azules, gélidos reflejos de mi
permanencia en el silencio vacuo

no viene la sombra a mis párpados,
ningún amarillo te alumbra
y callo, rota de lentitud

tiene que haber una x no resuelta
en el horizonte atezado
de restricción geométrica

el espejo ha perdido
los cristales, plata de luna fragmentada,
y callo, desbaratada en preguntas

hay noches que no entiendo
qué quiere decirme

tanta oscuridad


(últimos versos tomados de "La vida de los caracoles", de (*, nuestra dulce siseadora de sueños)

27 comentarios:

I. Ballestero dijo...

veo por las horas que gastamos que compartimos el insomnio, pero el tuyo destila unos versos inolvidables... no te duermas nunca...

besos

TORO SALVAJE dijo...

Esa oscuridad escrita por ti es un caleidoscopio de sentimientos que me deslumbra.

Besos.

TriniReina dijo...

Acaso nunca comprendamos enteramente que, la oscuridad, también forma parte de un nosotros.

Bello poema.

Besos

(* dijo...

Gloria, por favor te lo pido, más noches, más noches como ésta quiero yo. Estoy con la taza de café muy cerca y las ventanas muy abiertas para que la casa se llene de aire. Por cada tres versos tuyos he dado un sorbo a la taza, por eso de que me estaba quedando sin voz y en el café puede que a ecuentre. ;) ¡Cómo para no quedarse! Porque dime tú a mí cómo se queda una cuando ve, porque lo he visto, ese corazón que se ha vuelto transparente porque ya ha derramado todo el rojo que tenía y le alimentaba. Cómo. Y los garabatos azules, como de hielo, que congelan el instante de silencio para que queme su frío. Así los he visto. Cómo. Y el amarillo ausente que nos despedaza, que nos deja sin sombra por su falta de luz. Ay, y las x no resueltas, no despejadas... qué mal se me daban a mí las ecuaciones... ¿será por eso que el cielo está lleno de ellas? ¿Vendrán de ahí todas las preguntas? ¿Serán sus respuestas los cristales perdidos del espejo?
Hay tanta ocuridad que no se sabe qué hacer con ella... Pero tú sí, linda, porque una noche (ésta, por ejemplo) la convertiste en poesía.
La señora Franklin seguro que se siente muy orgullosa, allá donde esté, de que sus palabras se hayan vuelto tuyas, ¡y de que manera! :)

Un dulce beso emocionadísimo.

Roberto dijo...

tengo noches en las que me pregunto como coño puede rezumar tanta belleza un poema...

tu escritura me deslumbra, desentraña la tiniebla que nos separa...bueno, buenísimo Gloria!!!!!

Narci dijo...

Presioso poema, cada verso es una pincelada que nos va descubriendo la gran incógnita de la existencia y de su contrario y que al mismo tiempo la encubre bajo un tul translúcido y hermético.

Saludos
Narci

Camille Stein dijo...

descifrar la oscuridad
y entre las noches
dilucidar la ecuación
su incógnita

su misterio

- tu poema enciende la noche...


un beso

SOL dijo...

A veces GLO... mientras estamos en esa oscuridad que nos brinda la noche.. esa que se aproxima o al menos llega a nosotros para conciliarun sueño tranquilo y reparador.. se transforma!!!
Si el desvelo te produce escribir.. bienvenido sea!!!
Cada dia lo haces mejor!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

gloria dijo...

I. BALLESTERO:
Ves bien... además somos muchos los que compartimos insomnios por esta blogosfera...
Gracias, Ignacio, duermo poco, pero sueño siempre...
No sabes lo que agradezco que sientas así mis cuasi-versos.

Muchos besos.

TORO SALVAJE:
¿Puedo quedarme esta frase, Toro? Gracias! Me la guardo, en un rinconcito de mi corazón, para que me alumbre en la penumbra.

Un abrazo.

TRINIREINA:
Sí, a veces nos aturde de tal forma que no la identificamos que nuestra, como nuestra y bella, además, porque puede serlo.

Muchas gracias, Reina.

Te beso.

(*:
Lunita... Sólo porque me leas tú así, con tu café de la mañana y tu casa llena de aire, merece la pena hacer garabatos. Sólo porque vueles un poquito (y puedes llegar muy alto, te lo digo yo) merecen la pena todos los insomnios de preguntas al viento. Sólo porque escribas la palabra orgullo hablando de mí (madre mía!! gracias...) merece la pena romper cristales.
Muchas gracias, linda, por tus palabras, aquí y allí, y en todas partes... ¿has visto todo lo que inspiras?
Te abrazo fuerte.

Verbo... dijo...

Ví un corazón ensangrentado, una camisa -blanca- rota y salpicada de líquido rojo, ví un espejo quebrado en cantitos, vidrios pequeños, moribundos, que ya no quieren trabajar... y una noche cansada que ya no quiere hablar, una luna callada que tampoco desea alumbrar.

Precioso, muy lindo ♥

Besos.

gloria dijo...

ROBERTO:
Poeta, la pones tú en tu lectura, en tu sentimiento al leer el poema, porque estás hecho de puro sentimiento... del que atraviesa cualquier tiniebla...

Gracias, Roberto, gracias mi poeta clandestino...

Te beso, y mucho... en olas te beso...

NARCI:
Muchísimas gracias, Narci, por cómo lo cuentas es como si no lo hubiese escrito yo... de verdad, muchísimas gracias (¿somos paisanas? iré a leerte en cuanto pueda, prometido)

Bellísimas palabras...

Un abrazo.

CAMILLE STEIN:
Intentarlo es tan desconcertante como placentero... tan asfixiante como liberador...

Mil gracias, Camille.

Un beso.

SOL:
Es cierto, querida mía, a veces conseguimos hacer de la penumbra algo hermoso... y si ya traes tu luz, con más motivo.
Muchas gracias, linda.
Feliz lunes!

gloria dijo...

VERBO...
¿Todo eso viste? Pues todo eso estaba entonces, linda... pero todo cubierto de velos que tú has desterrado.

Muchas gracias.

Un abrazo enorme.

alfaro dijo...

Cuando estamos en la oscuirad es más fácil ver la luz.
Un abrazo.

Rayuela dijo...

Insomnios compartidos, versos perfectos, intertextos perfectísimos.
La x está resuelta en tu poesía de luna llena.



Mil besos!



(y también te dejé mis saludos junto al detective, aquí abajo)

Aire dijo...

"rota de lentitud"... me quedo con este verso, como una oración muda y pequeña

Andaya dijo...

Si alguna vez lo descubres, cuéntamelo amiga.

gloria dijo...

ALFARO:
Tendré lo ojos bien abiertos, Alfaro.
Un abrazo fuerte.
(gracias)

RAYUELA:
Cuando los insomnios se comparten se hacen más llevaderos, de eso no hay duda...

Muchas gracias, linda, eres muy halagadora y no imaginas lo que me llegan tus palabras.

Un beso enorme, de mar y horizonte.

AIRE:
Sabes buscar la esencia... justo ésa es la esencia, Aire. Espero que te sirva como a mí.
Muchas gracias.
Un beso.

ANDAYA:
Serás la primera en saberlo, corazón, te lo prometo.
Un fuerte abrazo.

ZenyZero dijo...

Me vencen las transparencias, soy tan opaco. Cierro todos mis párpados, millones, dos por noche.

Millones de besos. A dos por segundos.
Son tan opacos y tan transparentes sus deseos, que para eso inventó la noche el día. Para soñarte.

Chuff!!

gloria dijo...

ZENYZERO:
Gracias, Zen... qué sería de mis insomnios sin la pureza cristalina de tus palabras...

Chuff!!

Elisa dijo...

Ay... yo vi luz en la oscuridad. Y creo que no he sido la única. Emocionante poema, ENORMES palabras las tuyas...que siempre salen con tanto arte!

Jo, hoy me diste unos cuantos regalos...muchas gracias por visitarme! eres una leona y te lo leiste todo...me impresionas reina

Roberto Esmoris Lara dijo...

A veces no hay días ni noches, sólo una inmensa madrugada lmaginando "un corazón orgánico, un ronco sueño de tejidos".
Gloria querida, poeta, muchas gracias
Tu amigo el REL

PD) encomillado: Enrique Molina

Malvada Bruja del Norte dijo...

Estoy con Lunita, seguro que la Sra. Franklin está muy orgullosa de estos versos.
Despejar incógnitas, ver luz en la oscuridad de la noche con una taza de café escuchar tu voz...

gloria dijo...

ELISA:
Por suerte, siempre la hay, la luz, porque si yo no la encuentro, la buscáis vosotros para mí, y no sabes lo que se agradece. Así que, muchas gracias guapísima!

Bueno... iba algo retrasada con las entradas y ya has podido comprobar que me encanta leerte, pero me gusta hacerlo tranquila, sin distracciones alrededor, y ayer, por fin, encontré ese momento. Me alegra que te gustase.

Un abrazo enorme, guapa.

ROBERTO ESMORIS LARA:
Gracias a ti, querido REL, por tanto que regalas en tus palabras, gracias también por Enrique Molina (me encantan los poetas argentinos), te dejo aquí unos versos suyos también, unos versos que dicen más de lo que yo supe decir:
"¡Oh, armonía, oh juventud necesaria para el aire!
Solo, entre las sombras que se persiguen como pájaros,
y el son distante del viento en los tejados.
Ya el tiempo es evidente, y en él beben mis venas,
con milenaria sed, a grandes sorbos, sin amparo."
Un abrazo enorme, REL

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
Escucharos, sentiros en la oscuridad, muy cerca, entre el aroma del café y el aire de las ventanas abiertas de par en par...
Mil gracias, brujita.
Te beso.

TriniReina dijo...

Gracias por tus buenos deseos, Gloria.

Besitos

gloria dijo...

TRINIREINA:
Gracias a ti, Reina.

Y felicidades de nuevo.

Allek dijo...

hola! pasaba a saludarte
te dejo un fuerte y grande abrazo!!
lindo día!

elshowdefusa dijo...

¡¡ROTA DE LENTITUD!!

¿Tú sabes lo que has dicho? Sí, lo sabes. Quiero decir. ¿Tú sabes lo enorme que son sólo esas tres palabras? El poema, me repito hasta el cansancio, es precioso. Pero... ¡¡rota de lentitud!! Es así, Gloria, así es como me siento a veces. Rota de lentitud. Increíble. Menos mal que estás para enseñarme estas cosas. Qué suerte la mía.

Un abrazo, preciosa.