domingo, 5 de abril de 2009

Tranquilamente hablando


Yo una vez me perdí en el bosque

¿Cómo saliste? ¿Seguiste el camino de baldosas?


Parecido. Seguí la voz.

¿De dónde venía?


De muy lejos, pero pude verla.

¿De qué color era?


Azul... Azul turquesa.

Yo soy más de color naranja, ¿no?


Por eso tú no te perderás en el bosque. Nada allí es de tu color.

Y tú eres marrón.


Granate, yo soy granate.

Y tienes ondas en el pelo que escondes con una coleta. Pero a mí me gustan. No las escondas.


Vale, está bien. Pregúntame por mis pies.

Sí, perdona, siempre te interrumpo. Cuéntame cómo saliste del bosque. ¿Te duelen?


Un poco, pero me gustan mis zapatos. Los encontré allí, ¿sabes?

Claro porque son rojos.


¡Exacto! Tú siempre lo entiendes todo.

No es cierto, no entiendo nada. Y tú tampoco. Pero me gusta mucho verte reír.

31 comentarios:

gloria dijo...

Prometo que en cuanto pueda contestaré todos los comentarios retrasados.
Gracias a todos por dejar vuestra huella siempre.
Un abrazo enorme.

Emiliakus dijo...

A todos nos gusta verte reír.

Te lo dice alguien que siempre se consideró de un negro oscuro, casi gris.

Te quedan bien esos zapatos, no los cambies.

Un saludo.

ZenyZero dijo...

Y bajo la tierra se esconden todos los zapatos de tus árboles. Bajo el mar toda las colas de sirena de tus sueños mojados...

Chuff!!

alfaro dijo...

He oído varias voces,
son las voces del bosque,
dos, tres...
hablan del color, de las raíces...o de sus pies...
un beso.

SOL dijo...

Tu tienes toda una paleta de colores a tu disposición GLO... puedes elegir la que mas te guste, estoy segura que saldras de cualquier bosque!!!
Besos de domingo de ramos cielo,
Que lo termines bello!!

alittlepainagain dijo...

SUBLIME. Es lo que define lo que has escrito, Gloria. H asido sublime. Creo que no me cansaré de repetirlo. Ha sido una lectura maravillosa. Más que entender lo comprende, digo yo. Fantástico Gloria. Y ríe! pero que la alegría de reír te llegue a los ojos como llamaradas intensas ;). Besos.

Fogel dijo...

Me pareció escuchar a dos pequeños duendes conversando tranquilamente a la sombra de una seta.

Un texto amable. Te deja una hermosa sensación de querer llevarse bien con todo el mundo. Gracias Gloria

Marcelo dijo...

El bosque puede ser bueno y sobrecogedor a la vez. Pero no creo que sea malo. Incluso te viniste de él con los zapatos!
Un beso

TORO SALVAJE dijo...

A mí me gustan tus zapatos rojos.
Desde el primer día.

Besos.

Andaya dijo...

jejejej...me recuerda otras conversaciones sin sentido aparente. Tal vez solo para mi y para él... aun que a veces era yo-conmigo.

Roberto dijo...

diáologar,quizás sea la única manera de encontrar la verdad...

me recordaron al maravilloso artefacto literario que es "Esperando a Godot"

te beso

Roberto dijo...

diáologar,quizás sea la única manera de encontrar la verdad...

me recordaron al maravilloso artefacto literario que es "Esperando a Godot"

te beso

Malvada Bruja del Norte dijo...

Bueno parace un diálogo que haya acontecido en los bosques de mi Reino de Oz :-))

rodri dijo...

diálogo de colores...de belleza, qué bello que sonrias... (bella referencia a Celaya)
BESOS

gloria dijo...

EMILIAKUS:
Pues confío en que ese negro oscuro sea cada vez más claro y ya puestos pues con algún tono nuevo... ¿qué te parece si comenzamos con un azul intenso?

Seguiré con estos zapatos, Emi, gracias.

Un abrazo.

ZENYZERO:
Y tus raíces sobresalen de la tierra, y sobre el mar construyes puentes de coral...

Chuff!!

ALFARO:
Hay varias voces, Alfaro... Al menos tres, quizás más, hablando de cualquier cosa, pero hablando.
Muchas gracias...
Un beso.

SOL:
Ya termina mi domingo y ¿sabes que ha sido lo mejor? He probado el mate! Y por supuesto, pensé que te gustaría saberlo...
Cada uno de tus preciosos rayos tienen un matiz diferente de un color extraordinario.
Un abrazo, mi querida Solcita.

gloria dijo...

ALITTLEPAINAGAIN:
Gracias, mi niña!! Mil gracias, de verdad. Lo que más me gusta es que hayas disfrutado de esa forma de la lectura, porque ésa era mi única intención, y te lo agradezco muchísimo.
Río, pero contigo, ¿de acuerdo?
Un beso fuerte.

FOGEL:
Esos duendes conversaron y conversarán durante días y días... de todo y de nada, querido Fogel. Pero siempre con la misma intensidad y dedicación.
No sabes cómo me alegra que lo percibas así... Quiérelo... Házlo... Y disfrútalo...
Muchas gracias a ti.
Un abrazo.

MARCELO:
Claro que no es malo, Marcelo, sino todo lo contrario. Es un lugar apasionante y estoy convencida que te gustaría.
Además de los zapatos, que me encantan, me traje muchísimas más cosas, y todas son tesoros.
Un beso enorme.

TORO SALVAJE:
Me alegro mucho.
Los mantendré.

Un abrazo.

Roberto dijo...

Vengo a darte las gracias Gloria por dedicarme un hueco en tu rincón...por recomendar mis diáologos clandestinos.!

te beso otra vez y no me canso

ciao

gloria dijo...

ANDAYA:
jejeje... Pero las apariencias engañan y lo que parecía no tener sentido puede cobrarlo repentinamente.
A mí me encantan las conversaciones yo-conmigo! (a las pruebas me remito)
Un abrazo fuerte, corazón.

ROBERTO:
Creo que es la única forma... sobre todo con diálogos como el tuyo, mi querido poeta.

Ay, Vladimir y Estragon!! Eres increíble, de verdad Roberto, gracias

Te beso, por supuesto.

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
Es en el mejor contexto donde podría darse, de eso no hay duda.
Un abrazo, Brujita.

RODRI:
Me alegra que te parezca así... (mil gracias por fijarte!)
Besos, muchos.

gloria dijo...

ROBERTO:
Esos diálogos (como todo lo que creas, mi querido poeta) están en un hueco en mi corazón desde que los descubrí anoche...

Te beso, sin descanso ni cansancio, te beso.

cristal00k dijo...

Pues ojalé tus zapatos aguanten todo el camino. Como la canción.
Pero si ries, todo se pone en su sitio Gloria.
Un beso.

Verbo... dijo...

A mi también me gustan las ondas en el pelo.

Besos a la nena de los zapatos rojos ♥

dudo dijo...

¿qué voy a hacer contigo?... me pasa lo que me pasaba con fusa al principio, que no me bastaba sólo leerla, tenía que decirle algo. Y tú me dejas también a veces sin palabras... ay.
te leo, te leo, y me dejas sin aliento tantas veces...
perdona mis silencios. sólo quiero decir cosas que te puedan importar, y a veces es tan difícil...

ruben dijo...

En la manigua de la vida sólo el que lleva una seña distinta, atractiva, y la conserva le miran como un ejemplo.

Fero dijo...

Es raro, siempre que estamos perdidos, escuchamos la voz.
Yo la he oído.
A veces no la oigo bajo ninguna otra circunstancia, sino cuando estoy perdido.

Por otro lado, muestras el lado sinestésico de tu mente, donde ves la voz, puedes ver su color... un desorden interesante.

Acerca de tus zapatos, ya sabes lo que pienso: que te definen muy bien, ese color te define, además con el granate queda muy bien.

mejor no sigo: abrazos.

(* dijo...

Gloria, ya sólo la imagen, tan escurridiza... tan turquesa... dan ganas de envolverse en ella, de perderse en su azul (ay, el azul, que casi siempre es mi color) y encontrar en él todas esas voces, tus palabras, tu sueño (porque he creído estar soñando mientras te leía) y esos zapatos rojos con los que poder ir dejando huella en ese camino de baldosas.
"Pregúntame por mis pies" me ha encantado. La exigencia, la pregunta que, en realidad, ella ha querido hacerse a sí misma (o yo he querido verlo así), el dolor... He recordado el pie de madera de la Lis de mis espacios, todo su dolor... Y ese no entender, ni tú, ni yo, ni ella ni nadie... Para acabar con esa bella sonrisa que nos habla, tranquilamente.

Un dulce beso.

gloria dijo...

CRISTAL:
Mis pies aguantarán, encanto, especialmente si vosotros estáis cerca, como siempre.
Un abrazo enorme.

VERBO:
Pues pelo suelto entonces, no?

Un beso enorme, para ti, preciosa, muchas gracias.

DUDO:
No, perdona, pero no. ¿Qué voy a hacer yo contigo? Pero bueno, ¿qué es esto de pedir disculpas por los silencios? Hay silencios preciosos, y aunque agradezco muchísimo tus palabras (no sabes cómo) saber que me lees (igual que sabes tú que te leo y te disfruto) es ya una barbaridad, te lo digo muy en serio.
Todo lo que tú tengas que decirme me importa, y lo que tengas que no decirme, lo agradeceré exactamente igual.
Te abrazo.

RUBÉN:
Y tú eres uno de esos ejemplos, Rubén, porque tus versos son cálidos, diferentes, hermosos. No lo digo por decir...
Gracias, de verdad.

gloria dijo...

FERO:
Hay "desordenes" en todos, por suerte, que hacen de la vida lo que es. Hay veces que angustian, otras veces duelen... pero también hay instantes de revelaciones hermosas, sólo hay que esperar que lleguen.

Sé que te gustan mis zapatos, Fero. Y me alegro mucho, en serio.

Un abrazo enorme (y no temas...)

(*:
Te fijas siempre en todo de una forma tan intensa, Lunita. A ti no se te pueden escapar los detalles. Eres tú quien comprende lo que significa un ruego como el de pedir una pregunta, eres tú quien comprende cuánto puede significar el color de una voz, porque ese mundo que tú vives y cuentas es un lugar donde absolutamente todo cobra el sentido que necesito.
Gracias, mi linda Lunita.
Uno o mil dulces besos (todos, en realidad)

Wara dijo...

Cuánto me ha gustado. Me ha hecho recordar algo que leí hace tiempo sobre el tinte de la ropa que se hacía con las hojas de los árboles... la magia, las brujas, las hadas y los duendes y los bosques donde todo es posible.

Un abrazo.

I. Ballestero dijo...

Terminas de leerlo y no puedes evitar esbozar una sonrisa... y enseguida quieres volver a empezar a leer... cómo lo consigues? cuenta con un admirador que también oye voces azules...

besote

Forbidden dijo...

Hermoso lo que escribiste, Te Felicito.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un beso.

elshowdefusa dijo...

Eres granate. Y no puedo asegurar que tu pelo esté ahí recogido. Yo no puedo apartar de mi mente un pelo rizado que me inventé, alborotado, que no eran más que espirales. Y me gustan esos tacones que parece que hagan daño pero que tú llevas estupendamente. Y sí, estoy con Emi, a todos nos gusta sonreír. Aunque a mí un poco más que al resto, jiji.

Un beso, preciosa.