viernes, 3 de abril de 2009

De Lucía

Los que podáis, escuchad mientras leéis. Así lo escribí, escuchando esta música.



Con el paso incierto
y con el verde,

camino por tus huellas,

con surcos hechos de tiempo,

y en mis pies,

la tierra fresca.


Son mis manos de hoy

las que te aprietan,

las que curan tus heridas de ayer,

sangre que brota

de otros sueños lejanos,

dolor de otros miedos,

de otra espera

que arde

en tu fuego,

y mi piel,

ya muerta,

se quema.


Con el paso incierto,

se me pierde

ese lucero de estrella

que alumbraba mi cuerpo,

ese lucero que mecía,

en mi noche,

la luna nueva.


De dónde vengo, a dónde voy,

en un suspiro, quieta...

¿quién me niega

mi dulce lamento?

¿quién ha de apagar

esta noche la hoguera?


Entre tus manos vengo y voy,

y mi alma, quieta...

Dame tortura ciega,

detén este momento,

que no quiero despertar,

sola y fría allá en la era.


Son mis ojos de hoy

los que te atraviesan,

los que acarician tus dudas de ayer,

lágrimas que vierten

sueños de otros tiempos,

clamor de mi aliento,

de este anhelo

que viene

en tu estela,

y en mi ser,

se vierte,

y se queda.


Con el paso incierto

y con el verde,

camino por tus huellas,

con surcos hechos de tiempo,

y en mis pies,

la tierra fresca.


Y en un susurro
,
quieta...

deja que me ahogue

entre el sudor,

la sal y el mar,

y en tus manos,

quieta...


22 comentarios:

SOL dijo...

Tus letras amiga GLORIA estoy segura que curan las heridas de otros, porque son bellas, tienen sensibilidad, tienen sentimiento...
Tienen ganas...
Pero no sigas otras huellas... solo acompañalas...
Besotes cielo, llenos de luz como siempre y cada día!!!

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Gracias al maestro Paco por haberte inspirado.
Un saludo

Fero dijo...

Tu poema es tan bueno
como el flamenco de fondo.
Lo he oído con gusto;
con mucho gusto, entre tanto ruido.

Los sueños lejanos
siempre dejan sangre que brota,
que duele,
que arde...
dichoso el que tiene unas manos
que aprietan
que curan;
como lo has propuesto tu acá.

Que gustazo leerte. Siempre lo es.

saludos, estimada poeta.

TORO SALVAJE dijo...

La música me gusta, pero el poema mucho más.
Tal como te lo digo.

Besos.

ZenyZero dijo...

Un arpegio gitano y el clamor ,
el dolor de muchas primaveras,
bullidas en madera.

Resuenan tus pasos, dociles,
dulces, acordados en mis tímpanos
dormidos, nacidos en tus cuerdas.

Qué sino tus manos amansando
sonidos, amasando a dónde vas
de dónde vienes.

Ecos de seis distancias,
de cinco dedos
de una caja de madera.

Respiración antigua, sagrada,
guardada en la envoltura
de un lamento callado.

De un aliento hallado
en tu ser de tímpano
huella vertida en el aire.

Detenido el tiempo
en su jaula hueca
de ecos, vuela ahora.

Tú y tú
y tú y ecos de arpegios
sagrados.

Chuff!!

Andaya dijo...

Cómo admiro la pasión que encierran tus palabras; la manera de perfilar con trazos sutiles, mareas que arrasan.
¿Sabes? después de leer poemas así me queda en el estómago la misma sensación que tuve la primera vez que vi la noche estrellada de Van Gogh.

alfaro dijo...

precioso poema al tú, o sea al otro.
besos.

poemas de ruben dijo...

La belleza de la poesía reside en la de su verdad. Y aquí, Gloria, tú no mientes.

Marcelo dijo...

Empecemos por la música. Siempre me pregunté por qué los amigos de España nunca me dicen nada de Serrat y de Paco de Lucía. Nunca los mencionan ni ponen sus músicas y aquí son muy queridos. El que lo hayas puesto vos ya me deja más tranquilo.
Y respecto de tus poesías, qué puedo decirte? Si estás escribiendo tan bellamente que me dejas sin palabras. Sigue tu propia huella! Eso tengo para decirte...
Un beso

Bel dijo...

Gracias por la música y tus palabras, Gloria, y un abrazo enorme.

rodri dijo...

susurros, anhelos, sueños, miedos pero con paso firme el vuelo de tus verdes verso.
BESOS

Emiliakus dijo...

La guitarra y las letras dan demasiada vida.

Un saludo, Gloria.

oiril dijo...

Una perfecta combinación que me llegan mas adentro de lo que quisiera y emocionan aunque poco se note bajo la mascara que mi transcurrir por estos días sin reflejos.
Me gustan tus letras...
volveré!
gracias por tus palabras en mi escondite y hasta pronto.

Capitana dijo...

Pues sigue escuchando a Paco de Lucía porque te inspira que da gusto.

Arden los sentimientos, el corazón de piel helada, cubre las heridas sangrantes con besos.

Un alma inquieta busca nuevos retos.

Verbo... dijo...

Bella primavera Gloria,
dichoso quien reciba tus huellas
y tus caricias al momento
de sanar heridas,
lo haces con dulzura.

Abrazos.

Roberto dijo...

Gloria...me acurrucaste, me acariciaste, me estremeciste, me llevaste lejos, me incendiaste la tarde, calmaste mi sed...

tantas cosas! Impresionantes versos..son de una hondura increíble. Te lo digo de verás. ME vulevo repetitivo, parezco gilipollas pero es que me has dejado flipado....

un beso

Malvada Bruja del Norte dijo...

La música es perfecta para las palabras, juegan los sentimientos con los acordes...Además lo he recitado en voz alta, queda bien, muy bien Gloria. Eres una Genia!

Arcángel Mirón dijo...

Paco de Lucía es grande en sí mismo, y ahora es más grande por ser tu inspiración.

Un abrazo, querida Gloria.

:)

Mirada dijo...

Lo has bordado, Gloria. Me gusta leerlo en alto, una y otra vez.
Muchísimas gracias.

(* dijo...

De dónde venimos y a dónde vamos si nuestros pasos son inciertos...
Tampoco yo lo sé, queridísa Gloria.
Sí sé que este poema y la guitarra me han llevado a una tranquilidad inquieta, o a una inquietud tranquila, no sé si me explico, y que la unión de palabra y música ha sido bella, emocionante... uno.

Un dulce beso.

Allek dijo...

que tal..
pasaba a saludarte
te dejo un fuerte abrazo..

Emilio dijo...

Lo leí escuchando la música, y más aún me gustó.

Hermoso.
Un saludo.