martes, 10 de marzo de 2009

Un recuerdo



Mis oídos cubiertos de ausentes voces,

voces que acallan otros movimientos,


y el movimiento de mis horas son ahora el ayer,


un ayer arropado por tu recuerdo.


Recuerdo tus ojos atravesando mi sangre,


y la sangre precipitada en estados de vida,


vida mutilada por la espera de tus manos,


tus manos rescatando cada resto de mi cuerpo.

Mi cuerpo se resiste a comprender tus alarmas,

la alarma del miedo hace años que amenaza,

amenaza con volver a cubrir mis aristas,

aristas que amenazan

las alarmas de mi cuerpo,

y tus manos de vida

acallan mi sangre

en un recuerdo del ayer.

Siento el movimiento

de otras voces

en mis oídos.

21 comentarios:

Fero dijo...

Wow! Uno de los mejores poemas que he leído. Parece una escalinata espiral, cíclica; de lo mejor.

excelencia, sobre todo.

un abrazo, y un gesto de sombrero.

alfaro dijo...

A esto se le llama versos encadenados y que bien encadenados, gloria,
hay que desactivar las alarmas...
besos.

Laura dijo...

Genial! me ha gustado tanto la forma como el contenido. Muy meritorio, Gloria.
Un saludo

Capitana dijo...

Llega un momento en el que nos damos cuenta que hemos estado escuchando a la voz equivocada... llega el momento de salvarnos a nosotros mismos de dónde nos hemos metido.

Que el ayer no te dañe, pues las manos del pasado ya no pueden tocarnos, quizá sí el recuerdo, pero si lo lapidamos con otros buenos, rechazaremos lo que no queramos.

Marcelo dijo...

Y hoy es mañana lleno de voces presentes que iluminan todo, incluso los momentos más oscuros de las 24 horas de mi vida.
Un beso

Smyle dijo...

La alarma del miedo...
Muy bueno, me ha encantado.

Un saludito.

Elisa dijo...

Y eso que no sabias de poesía...¿eh?
Siempre me dejas impresionada querida. ¿Tienes fantasmas rondándote? Te aconsejo taponarte sólo un poquito los oidos, no sé...lo justo. Y disfrutar del cosquilleo del susurro...

Emiliakus dijo...

Gloria, chapó.

Creo que son pocas letras pero refleja a la perfección mi opinión.

Un abrazo.

gloria dijo...

FERO:
Vaya, gracias!! No merezco tanto...
Una escalinata con peldaños de imágenes en las retinas... algo así.
Muchísimas gracias de nuevo, Fero.
Un abrazo y una inclinación de rodillas.

ALFARO:
Ayer sonaron con tanta fuerza que decidí desactivarlas para siempre...
Besos, Alfaro.

LAURA:
Muchas gracias, Laura. Me alegra mucho que te guste todo.
Un beso.

CAPITANA:
Tomo tu consejo, mi reina, lo anoto y procuraré seguirlo, aunque no es fácil... no es fácil asimilar que nos equivocamos tanto una vez. Aunque me gusta aprender que esos errores también me hacen ser como soy.
Muchísimas gracias.
Te abrazo.

gloria dijo...

MARCELO:
Ya se diluyó el ayer... sólo queda un mañana de risas contagiosas, aprendiendo de los errores para futuras derrotas. El corazón está preparado para nuevas horas, se acallaron las alarmas, ya no hay miedo ni sombras, sólo una voz, una mirada y unas palabras. Con 24 horas y un café resurjo de las cenizas.
Un beso.

SMYLE:
Hay alarmas silenciosas que nunca nos abandonan... pero ésta ya lo hizo.
Gracias!
Un saludo.

ELISA:
Llegó el susurro, Eli, ése que todo lo cura, que acaricia sin doler, ése que consigue que los fantasmas se marchen sin ruido ni lágrimas.
Gracias... (sigo pensando que no sé nada de poesía, pero aquella que tú hiciste no la olvido, fue preciosa)
Un abrazo enorme.

EMILIAKUS:
A mí me ha quedado bastante claro, y te lo agradezco mucho, Emi.
Un beso.

dudo dijo...

dios mío dios mío, corazón. Qué increíble, qué gustazo. Asiento, suspiro y vuelvo a asentir. Sí, sí. ¡Así!

Malvada Bruja del Norte dijo...

Hace unos días le decía a Fusa que el cuerpo tiene memoria...Hoy al leerte a tí, me reafirmo, tiene memoria que a veces hace saltar alarmas.

TORO SALVAJE dijo...

Los recuerdos no suelen traer nada bueno:

O dolor o nostalgia.

Besos.

gloria dijo...

DUDO:
Ay, ay, calla mujer... Asiento contigo, si no te importa, y suspiro, y, ay...
Gracias tesoro.
Un abrazo fuerte.

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
Estoy de acuerdo contigo, es el cuerpo el que a veces le recuerda al alma el miedo al dolor... ahí manda el cuerpo, Brujita.
Un beso enorme, mi niña.

TORO SALVAJE:
Prefiero la nostalgia, puestos a elegir.
Prefiero los ecos de sonrisas, puestos a recordar.
El problema es que rara vez elegimos lo que viene a despertar la calma.

Un beso.

el cuaderno de poemas de ruben dijo...

Como un poema infinito.Como la vida
que es ver volver.Esa alarma del
miedo...

Noumi dijo...

Un recuerdo...
Tanto elixir como veneno la mayoria del tiempo para mi
:]
Saludos...!!

gloria dijo...

RUBÉN:
Infinito, pues no cesa de volver en continuo fluir de río...
Muchas gracias por todo, Rubén.

NOUMI:
Supongo que nos ocurre un poco a todos, alternamos veneno y antídoto hasta que falle la dosis...
Gracias por tu visita.
Un beso.

alittlepainagain dijo...

Renacer. Un circulo que gira, tocando el principio y el final. Eso me ha venido a la mente. Que esas voces del final sean bonitas, que tus oidos las puedan escuchar. Un poema magnífico. Besos.

ZenyZero dijo...

Siento que me atraviesa,
traviesa una traviesa
por mi oído mudo de puro
duro silencio de ti.

Sangre tiesa en mi ahorta,
revuelta en mi alma,
agotada a gotas calladas
de mi cuerpo sin ti.

Mis manos son recuerdos,
tan llenas del aire
que rescato de ti.

Y escucho la ausencia infinita
de todo el universo, en el más ciego de los mundos.
Sin ti.

Chuff!!
Iba atrasado...

elshowdefusa dijo...

Justo ahora mismo, mientras releía esta entrada, escuchaba una canción de Jorge Drexler. Y justo ahora mismo decía: Brindo por las veces que perdimos las mismas batallas. Y he pensado que venía muy bien para este poema, ¿no?

Un beso, preciosa.

Elchiado dijo...

Enormes letras, dan ganas de ponerse a jugar, a encadenar ideas, a entrelazar palabras que se escurren de un silencio.
Abrazo con sonrisa,
sonrisa deslizada desde un guiño,
ojos que le buscan en sus letras,
letras que sacuden mis sentidos.