miércoles, 25 de marzo de 2009

"Leonor, sólo Leonor"




Subo las escaleras del edificio, en la nota dice 3º, no especifica más... Llego ante una puerta con cristal opaco en su mitad superior, y un cartel con el nombre del detective en letras doradas. Es aquí, no hay duda.

Llamo tímida a la puerta e inmediatamente una voz masculina, una voz vigorosa, al tiempo que dulce y confiada, me da paso al despacho.

La escena es tal como la había imaginado. Él está sentado al fondo, al otro lado de una mesa llena de papeles desperdigados, con el sombrero puesto y la chaqueta colgada cuidadosamente en la percha que está a su derecha. El sonido del ventilador del techo se mezcla con el de los autos de la calle, y se respira en la atmósfera el humo que aún desprende un cigarrillo a medio apagar en el cenicero de la mesa.

Él levanta apenas la cabeza y mira bajo el ala de su sombrero para confirmar mi presencia. Me pide que me siente frente a él. Elijo, de los dos asientos disponibles, el de mi derecha, protegido por su propia figura para refugiarme de la poca luz que entra a través de la única ventana del despacho. Ahora más que nunca, entiendo el propósito de la decoración de estos sitios. El cliente se siente a salvo de indiscreciones cuando la oscuridad, la sobriedad y el misterio le rodean.

- Usted dirá... ¿señorita?
- Señora, pero puede llamarme por mi nombre: Leonor.
- Bien... ¿Leonor? Hacía muchos años que no escuchaba ese nombre... siempre me ha gustado... creo que leí que Borges... disculpe ¿qué necesita de mí?
- Está en lo cierto. Mi nombre es por la abuela de Borges. Mi familia está muy unida a los Suárez y se quiso mucho a Leonor, aunque yo nunca la conocí, claro.
- ¡Vaya! Qué curioso. Nunca tuve un caso de gente de nombre... Pero quédese tranquila, soy muy discreto - su sonrisa me convence inmediatamente.
- Por eso vine. Sé de su discreción y su profesionalidad. No me importa la tarifa. El encargo que quiero hacer es muy importante para mí.
- Soy todo oídos, Leonor...

Con estos pequeños preámbulos me he sentido tan cómoda que ahora no noto el temblor que me invadía hace un instante al entrar. Observo más fascinada que sospechosa cada gesto del detective ante mi historia... es increíblemente expresivo. Cada músculo de su cara parece seguir y responder mi discurso. Me detengo un instante. Él me ofrece un cigarro que acepto y se enciende el suyo. Termino el cigarro al mismo tiempo que mi historia, pero aún no le hago el encargo. Cuando me dispongo a hacerlo, él se levanta, rodea la mesa y se sienta en ella, inclinándose un poco para mirarme fíjamente. Casi noto su respiración.

- Soy su hombre, señora. No tiene que pedirlo, ya sé...
- No me asusta decirlo. Necesito encontrar a ese hombre.
- Ya sé, ya sé. Su marido no se enterará de nada, tranquila. Mañana a esta hora debe volver aquí con todas las cartas.
- Aquí están...
- ¡Guau! ¡Son muchísimas! Necesitaré leerlas todas...
- Mañana volveré, ¿está bien a la misma hora?
- Aquí estaré, señora. Ya hablamos de la tarifa.
- Leonor, sólo Leonor...

Salgo de allí con bastante menos peso, 43 cartas manuscritas y una historia compartida. Consiga o no su encargo, el detective ya merecerá su tarifa sólo por esto.

22 comentarios:

alfaro dijo...

Buena preparación de escena...
gloria, espero que no nos dejes así, que nos pongas la continuación, las cartas, el misterio, hasta la tarifa si lo crees necesario...
toto, todo,quiero ver más peli, hasta el final...
Está maravillosamnete bien escrito.
Un beso.

rodri dijo...

Originalidad y emoción a la par... un relato de gran calado...
BESOS

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola de nuevo hermosa, que puesta, que escenografía de filme de los 40, ya pensaste en escribir guiones, lo hacés muy bien. Ahora quiero la continuación, dale?

Besitos

Jazziturno dijo...

Leonor, me recuerda a un Shelby Mustang del 57.

ZenyZero dijo...

En blanco y negro... Que maravilla!! Uno siempre quiso tener un despacho así, con clientes de nombre Leonor y un misterio que averiguar.

Un abrazo
Chuff!!!

Emiliakus dijo...

Tal y como empieza (espero que siga) la historia, deseo que continúe y saber que será de Leonor y que descubrirá el detective.

Blanco y negro, mucha luz y pocas sombras.

Un saludo.

Inuit dijo...

Gloria,
Lo leí ayer y me pareció bellísimo y al leer a mi querida Alfaro, que tiene un toque especial trufero, me dije que había acertado plenamente.
Se me ponen los dientes largos con tanta carta.Lo que podíamos llegar a saber que no se dice. Éstos dos se llegarán a enamorar, me parece a mí, con la excusa profesional el anzuelo ha sido mordido por el pez.
Un placer de verdad de la güenaaaa.
Inuits

Fero dijo...

El relato es fascinante de principio a fin,
la narración es exquisita,
se respira suspenso y misterio,
casi se puede ver a los personajes como si estuvieras en el lugar.

Imprimí la historia ayer tarde,
y la leí de camino hoy.
La historia promete. Espero la segunda parte y la sigo hasta el desenlace.

abrazos.

Capitana dijo...

Un día me tengo que comprar uno de esos sombreros.

¿La historia continuará? la verdad es que tengo mucha curiosidad por conocer el encargo, aunque a veces es mejor dejar volar a la imaginación, después de todo hay que entrenarla, cosa que se te da muy bien, todo sea dicho.

Supongo que se habrá quitado más peso al contar la historia que al dejar sus cartas en manos del investigador.

SOL dijo...

Que bella Glo... nunca había leído una hsitoria tuya.. una tan intrigante y genial..es verdad, coincido con mis amigos que se visualiza acada detalle... la intri ga ya me esta matando!!!
Me hace acordar a ciertas peliculas.. a mucho misterio... ummm me quedo esperando la continuación que seguro sera genial como este inicio!!!
Besos cielo!!!
Llenotes de luz como cada día!!!

alfaro dijo...

ay, mi querida gloria, luego de leer todos los comentarios, me he sonreído y me he dicho...lo tiene difícil, porque el texto parece insuperable y tod@s estamos esperANDO POR MÁS...
y ella calladita...
un abrazo enorme.

cristal00k dijo...

¿Melena a lo Lauren Bacall, mirada un tanto oscura y gesto taciturno. Sastre impecable con hombreras y encaramada en unos topolino...?
Me quedo con ganas de más Gloritxu.
Besos crack!

Marcelo dijo...

Estoy intrigado por saberlo todo...qué dirán esas cartas? cómo seguirá la historia? Por cierto, cual será el nombre del detective?
Un beso y nos tengas así por Dios!

Fogel dijo...

Querida Leonor: Me he enterado que has contratado los servicios de un oscuro detective pasado de moda. Ten cuidado. Muchas personas se verían perjudicadas si el contenido de esas cartas sale a la luz. Te estaré vigilando de cerca a tí, y a esa amiga tuya, una tal Gloria.
Besos de Fogel.

gloria dijo...

QUERIDÍSIMOS LECTORES:

No suelo acostumbrar a hacer una respuesta generalizada, sabéis cuánto me gusta personalizar los comentarios, pero me temo que esta vez lo haré. El motivo principal es que me repetiría demasiado.

No tengo la menor idea de si Leonor y su detective volverán.

Ay, no puedo. Un poquito a cada uno, venga:

ALFARO: Ay, he estado calladita porque no sé si podré cubrir las expectativas y me he quedado un poco bloqueada, je. Pero no imaginas lo que agradezco que os haya gustado tanto (tus sospechas son muy acertadas). Un beso enorme.

RODRI: Gracias! Sobre todo por no preguntar, jejeje. Un beso.

ISABEL ESTERCITA: ¿Guiones? Fíjate que siempre he creído que soy horrible para los escenarios y los diálagos, pero ahora... Gracias, linda. Un abrazo.

JAZZITURNO: Sí, señor, color acapulco blue. Te beso. ;)

ZENYZERO: Y ¿a qué estás esperando para instalarlo, Zen? Intuyo que sabrías meterte en el papel... Un abrazo.

EMILIAKUS: Pues créeme que yo veo mucha sombra... porque no sé por dónde seguir, ay. Gracias, Emi. Besos.

INUIT: ¿Tú crees? Tomaré nota, quizás sea así, pero... entre las cartas, su marido y la historia, no sé si Leonor podrá fijarse en el detective, ¿o si? Pescado! jajaja. Muchísimas gracias, Petita y un abrazo.

FERO: ¡Leíste la historia en papel! Eres único, gracias por decírmelo ¿cómo sospechaste que me gustaría saberlo? ;) La historia promete, pero yo no prometo nada ¿eh? Un beso enorme.

CAPITANA: ¡Tengo un sombrero así! Aunque creo que me queda espantoso. No sé qué ocurrirá, mi reina, quizás tenga que ser la imaginación quien continúe (sólo quizás). Mil gracias (por todo) habrá respuesta! Un abrazo tremendo.

SOL: Es que no suelo escribir así! Por eso no sé si podré mantenerlo sin decepcionaros... ay. Un abrazo enorme y feliz jueves (lo poquito que queda). Muaka!!

ALFARO: ay...

CRISTAL: Exacto!! Es una imagen de Leonor perfecta. Gracias, guapísima. Besos a ti, todos!!

MARCELO: ¿Las 43 cartas? me temo que si os contase el contenido de todas os terminaría durmiendo de aburrimiento. Has hecho la única pregunta que sé contestar, el nombre del detective... Intentaré seguir! (al final conseguiréis convencerme).

FOGEL: Querido Fogel: no me quedó más remedio que tomar esta decisión y seguir el consejo de mi amiga Gloria. Confío en la discreción del detective. Pero si el contenido de las cartas sale a luz, vete preparando...
Besos de Leonor (y de Gloria, también de ella)

Laura dijo...

No te fíes de aquellos que habitan un 3º...
No te digo más.
Un saludo

Vagamundo dijo...

Hola. Me atrajo el título a lo Carmen Martín Gaite y me encuentro con algo más bien prometedor.
Le echaré un vistazo pasos atrás, pasos adentro, a ver si el instincto me ha engañado o sorprendido al entrar aquí.

Un saludo.

(* dijo...

Ay, Gloria, qué voy a decirte, pues sí, lo que ya te han dicho todos, que esta historia se merece continuar, continuar de tu mano (será que seremos muy curiosos y queremos conocer el secreto de esas cartas... ¡por lo menos yo, que me has dejado en vilo!). Sin embargo, sé de tu miedo a seguir, a prolongar las historias... ¿Sabes? A mí me da un miedo terrible, me da mucho miedo escribir y escribir para luego darme cuenta de que a lo mejor no he dicho nada importante, que sóo he dicho tonterías, o de que no sé cómo continuar... Y creo que todo es ponerse, que todo es un juego de palabras, y que entre nosotros, que nos leemos, que compartimos tanto, no importa mucho si luego sale bien o sale mal, porque lo que merece la pena es intentarlo, que te diviertas, que sientas, que llores y rías en cada una de tus palabras... que estoy convencida, nos iban a atrapar. Ásí, por ejemplo, nacieron mis Caracoles, y te juro que cada vez que termino de escribir un capítulillo me asalta el miedo y me digo ¿y ahora qué? Y siento ese gran blanco por habitar todavía, ese espacio vacío, como decía Alfaro en su poema de desvelo... Y a un mismo tiempo, siento que debo seguir, por mí, por vosotros, por el juego... y muy tímidamente escribo la primera palabra, a la que le sigue una segunda, una tercera... Vosotros, la verdad, sois imprescindibles. Seguramente sin vuestro calor yo no escribiría nada de esto, de verdad te lo digo.
García Márquez dijo: "A veces me asalta el pánico de no haber escrito nada a lo largo de quinientas páginas; a veces, quisiera seguir escribiendo el libro el resto de mi vida, en cien volúmenes, para no tener más vida que ésta". Ay, con lo emocionante que iba a ser sentirte a ti en la piel de Leonor, o del detetive, o de... ¡tantos otros! Pero no me quiero hacer pesada y voy a quedarme calladita, porque tampoco te quiero poner más nerviosa de lo que ya te han puesto los demás... jejeje... ¡Pero cómo ibas tú a no decir nada! Esta pequeña aventura estaría arropada por todos, claro que sí, y juntos, creceríamos, perderíamos los miedos. Ya paro, ¿nO? Que estoy yo aquí tan emocionada diciéndote todas estas cosas y al final voy a llegar tarde al trabajo... :)

Un dulce beso, linda Gloria.

dudo dijo...

Sam Spade vuelve de la mano de Gloria... Ritmo, fotografía en blanco y negro, humo de cigarro... me gusta así, escueto. Claro que si te decidieras a continuar... ejum...

Bel dijo...

Y yo que al leer el título he pensado en Machado. Menuda sorpresa.
Como llego tarde, voy a parecer el ajo, que se repite (a pesar de ello, no lo despreciemos, pues ya conocemos sus bondades para la salud). O sea, me sumo al clamor popular: ¡Qué continúe!
Un gran abrazo, querida Gloria.

gloria dijo...

LAURA: ay, me ha dado hasta miedo... ¿qué ocurre con los que viven en un 3º? no puedes quedarme así... Un beso, guapa.

VAGAMUNDO: El título, sí, es un homenaje a Carmen Martín Gaite, pero por favor no tengas esas expectativas porque entonces seguro que te va a decepcionar... Eres más que bienvenido. Un saludo.

(*: Te voy a contestar con muy pocas palabras, Lunita: Tú me has convencido definitivamente a continuar. Gracias. Eres realmente maravillosa, ¿lo sabías? Un abrazo fortísimo.

DUDO: ejem ejem... Gracias! Al final, me decidí, a ver lo que dura...

BEL: ¿verdad? yo también pensé en Machado después... pero nada que ver, espero que no te decepcionara mucho! Dicho y hecho!! jejeje Un abrazo enorme, Bel.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Magnífica recreación de la atmósfera, cinematográfica, de hecho.