martes, 24 de marzo de 2009

Hablando claro

(Lilicea Lilicea)

No puedo culparte.
No después de tanto tiempo.
Quién me dice que no fui yo quien te pidió tus mentiras.
Tal vez fue así.
Un día me miraste y decidiste que era la única forma.
Te funcionó, años de mentiras que no quise oír.
Miénteme y yo haré que te creo.
Así fue.
Tú mentías cada vez mejor y yo quería saber cada vez menos.
Me cansé de preguntas.

Un día te mentí yo.
Mi única y gran mentira.
Tú preguntaste, como yo al principio.
Te miré y supe que necesitabas que te mintiera.
Te dije la verdad.
Se acabó.
Las mentiras podías sobrellevarlas, las verdades no.


(diremos que se llamaba... Selena)

29 comentarios:

Emiliakus dijo...

La burbuja llamada mentira cuando se pincha no es como las mías, sino que salpica como dagas voladoras y al final llega, o crea un final.

Un saludo.

SOL dijo...

Supongo que como digo siempre hay mentiras y mentiras!!!
Aquellas que no hacen daño... aquellas que podriamos llamar mentiras piadosas... a esas las justifico, no sou quien para juzgar...!!!
Pero estan las otras, las que afectan si medida no solo a una persona sino a varias... como un efecto dominó...
Espero no te haya afectado demasiado... no te lo mereces!!!
Besos cielo!!!
Llenos de luz como siempre!!!

Fero dijo...

El que miente es un gran cobarde, que se esconde en las mentiras para no enfrentar sus batallas.

Me gusta el monólogo, siempre me ha atraído como un imán la auto-conversación.
Por otro lado el tema es fascinante, sobre todo la estocada final.

Excelente, no miento.

rodri dijo...

cito a Sabina: "y así fue como aprendí que en historias de dos conviene a veces mentir, que ciertos engaños son narcóticos contra el mal de amor" de Mentiras piadosas...
BESOS

ANABEL dijo...

Es que las verdades, según y como, son muy difíciles de sobrellevar, más que las mentiras. Mentiras leves que te permiten sobrellevar el día a día. Además no estamos dispuestos a soportar que nos digan según que cosas que no queremos oir.
Besos

gloria dijo...

EMILIAKUS:
Por supuesto! Porque tus burbujas, querido Emi, están llenas de sueños y esperanza, de un brillo especial que nos dan una idea de tu interior... Nada que ver con las mentiras.
Un beso.

SOL:
La verdad y la mentira... precisamente aquí, en este sitio, no están definidas muy claramente, Sol, eso creo yo. A veces preferimos que nos mientan, otras, que nos digan la verdad, y hay veces que nosotros mismos no sabemos definir qué es cierto y que no...
Esta historia es real (y no digo cierta, digo real) pero con el paso del tiempo ya no sé decirte qué era mentira, qué verdad, y qué prefería yo.
Me afectó... me afectó no sólo por las mentiras. Pero es normal, fueron muchos años de mi vida. Una aprende a sobrellevarlo todo (por suerte).
Un beso enorme para ti, linda.
Y feliz martes, con luz, mucha, siempre!

FERO:
Yo no aventuraría tanto, Fero... es más complicado que todo eso. Te lo digo yo, que me he desdicho tantas veces de tantas cosas... Si algo he aprendido es a no juzgar, nunca se sabe cuando nos juzgarán a nosotros. Por supuesto, no lo digo por ti ;)

También a mí me gustan los monólogos, los pensamientos en voz alta, me gusta llamarles. Pero donde está una buena conversación... ¿no crees?

Gracias, Fero, eres muy amable.

Un beso muy fuerte.

RODRI:
Gracias por citar a Sabina!! Cuando he escrito esta entrada he recordado precisamente una canción suya:

"Los sueños dicen la verdad corazón;
dímelo todo, miénteme, por favor;
yo sólo pretendí
comer reina con alfil.

Pídele cuentas a la pura verdad
que no se pringa, que no tiene piedad;
yo sólo me colgué
medallas que no gané."

Besos!

ANABEL:
Es muy difícil afrontar la verdad. Desde aquella relación siempre he pedido únicamente sinceridad, y es durísima, a mí misma me ha costado serlo más de una vez, porque sé cuánto duele que te digan la verdad. Es duro, mucho, pero a la larga... compensa.
Un abrazo, Anabel.

alfaro dijo...

"-Miénteme. Dime que me quieres.
-Te quiero."

Dicen que no hay mayor ciego que quien no quiere ver.

Un beso.

gloria dijo...

ALFARO:
Qué fácil es aferrarse a un "te quiero" falso.

Un abrazo (mil gracias por tu sol...)

Arcángel Mirón dijo...

Somos responsables de lo que creemos.

alittlepainagain dijo...

Creo a veces las mentiras se convierten en verdad, y luego, cómo le vas a culpar de eso. Las mentiras no duran para siempre. Algún día se tienen que descubrir. Increíble, como siempre ;). Besos.

elshowdefusa dijo...

Qué fuerza tiene esta verdad, Gloria. Lo que me gusta, sobre todo, está en la primera parte: Quién me dice que no fui yo quien te pidió tus mentiras.

Como dice Sabina: Y así fue como aprendí que en historias de amor conviene a veces mentir...

Pero esta vez, la engañada, la que pedía el engaño, coge fuerzas, todas las del mundo, se enfrenta a la verdad... y miente.

Un beso, preciosa.

elshowdefusa dijo...

Acabo de ver que Rodri ha citado ya a Sabina...

Capitana dijo...

Supongo que por eso es mejor que las grandes verdades sigan siendo eso... verdades, excluyo esas pequeñas mentiras que todos decimos para no hacer sentir mal a los demás.

Si alguien te acepta con tus verdades desde el principio, es que le gusta como eres, malo es que sólo aguante las mentiras porque eso no eres tú.

A mí me mintieron durante mucho, yo pedía verdades y no me las dieron, aunque demostré llevarlas perfectamente mientras fueran eso, verdades, yo siempre hablaba de las mías... al final mentí y por lo tanto me engañé a mí misma, ahora incluso de las mentiras que hacen sentir bien digo las justas cuando me preguntan, por eso sólo me preguntan cuando quieren verdades.

Marcelo dijo...

El que avisa no traiciona. El que no traiciona no miente. El que no miente es una persona confiable. El asunto es si quieres confiar en esa persona.

(* dijo...

Y tan claro, Gloria. Ese "necesitabas que te mintiera. Te dije la verdad" o "las mentiras podías sobrellevarlas, las verdades no."... nos habla de tantas cosas... de nuestra flaqueza, que prefiere vivir engañada a vivir con ciertas realidades... Tus palabras de hoy son como flechas puntiagudas que viajan veloces, todas, hacia el centro de la diana. Fuertes, ágiles, sinceras...

¿Sabes de qué van mis caracoles de hoy? Aunque completamente distinto a tus palabras, ja, de mentiras que se hacen verdad. ;)

Un dulce beso, linda, y que tengas muy buen día.

TORO SALVAJE dijo...

Si supieramaos la verdad de muchas cosas realmente no podríamos soportarlo.

Besos.

Elisa dijo...

Ay glo, que razón tienes.
Yo soy bastante defensora de ese concepto. Un cosa es sinceridad y otra crueldad, y hay muchas personas que no entienden la diferencia y nos hacen sufrir a los demás...

Yo a veces me tengo que tapar los oidos o salir corriendo....

muchos besos

gloria dijo...

ARCÁNGEL MIRÓN:
Estoy de acuerdo, Gilda.
Un beso.

ALITTLEPAINAGAIN:
Las mentiras sólo se convierten en verdad cuando dejamos que así ocurra. Y como tú dices ni siquiera así funciona, al final todo sale...
Un abrazo, mi niña.

FUSA:
Y menos mal... menos mal que cogió fuerzas a tiempo, que supo mentir a tiempo, y decir la verdad, también a tiempo. A veces, querida Fusa, me parece tan lejana esa chica de hace años, me produce nostalgia pensar que no soy la misma de entonces, y tampoco sé si eso es bueno, malo, o ninguna de las dos cosas. Lo que sí sé es que esa chica, que ya no soy yo, viene de cuando en cuando a recordarme cómo era, qué sentía, y cómo dolía lo que dolía.

Le di las gracias a Rodri por Sabina y te las doy también a ti, mi preciosa Fusa.

¿Sabes lo que más me gusta a mí? (creo que ya te lo he dicho alguna vez) Me gusta que vengas a traerme tu aluvión de palabras, me gusta volver contigo a las entradas de hace días y recordar qué fue lo que me empujó a escribirlas, me gusta leerte de seguido por todas partes, y sobre todo me gusta sentirte tan cerca.

Te beso, preciosa mía.

CAPITANA:
¿Sabes mi reina? El recuerdo de tantas mentiras fue lo que me impulsó a escribir esta entrada. Mentiras de hace muchos años, mentiras que lo inundaron todo hasta el punto de dudar qué hacía yo allí.
Desde entonces procuro la verdad. Sí, a veces duele, y mucho. Pero... a la larga es mejor. Estoy totalmente de acuerdo contigo, supongo que pensamos así por nuestra experiencia personal. Lo que también tengo claro es que no juzgaría a quien miente, si lo hace por no dañar, yo también lo he hecho.
Un beso muy grande.

gloria dijo...

MARCELO:
Confío en quien avisa, en quien no traiciona, en quien dice la verdad. Confío a ciegas de hecho y con conciencia de estar confiando. ¿Por qué? Porque aunque la verdad nos duela o no nos guste en un momento dado, porque aunque el día a día sea más duro con ciertas verdades, no hay posibilidades de reproches, de malos recuerdos o de decepciones. Es difícil sobrellevar la verdad, pero es imposible sobrevivir a la mentira.
Un beso.

(*:
Pues lo cierto es que la casualidad de la temática no me sorprende en absoluto, Lunita, me estoy acostumbrando bastante bien a esas conexiones inexplicables que tenemos. En cuanto le dedique un momento a la lectura iré a comprobar la maravilla que estoy convencida nos has regalado.

(no lo parece, pero me cuesta muchísimo hablar claro ;) )

Un abrazo enorme, dulce Luna.

ELISA:
jajajaja

Ser crueles nunca... sinceros sí, crueles no... No es lo mismo.

No tienes por qué correr, querida Eli. Plántate delante y: "a quien no le guste que no mire!"

Mil besos, guapísima.

gloria dijo...

TORO SALVAJE:
Yo creo que lo que no soportamos es ser conscientes de los ilusos que hemos sido, lo que no soportamos es sentirnos engañados... (claro que eso sólo si se descubren las mentiras, mientras tanto...)
Un abrazo, Toro.

Garabito dijo...

Me ha gustado, y eso es raro. No necesito respuesta.
El amor es un cebo que no falla nunca.

Venus dijo...

La verdad se desprende del bien, como la luz se desprende del Sol, en todo hay algo bueno, en todo hay algo de verdad...

Bello poema.

Te invito a visitar mis nuevos blogs:
recuerdodevenus.blogspot.com
loscuentosdevenus.blogspot.com

Besos,
Maria

I. Ballestero dijo...

La mentira es una larga capa negra... protege del frío, pero no deja que te impregne la luz... es cuestión de elegir de qué forma queremos vivir, porque no podemos olvidar que los rayos del sol queman...

precioso, simplemente genial

saludos

gloria dijo...

GARABITO:
Vaya, pues me alegra mucho que esta vez prime lo raro, aunque en este sitio, lo raro es lo normal.
Un saludo, y gracias!

VENUS:
Estoy totalmente de acuerdo, así como no existe la verdad absoluta, en toda mentira hay parte de verdad, ¿no?
Te visitaré!
Gracias por pasar por aquí y bienvenida.

I.BALLESTEROS:
Yo no lo podría haber dicho mejor... Es cuestión de decir si preferimos el frío o el calor, y no es una decisión tan sencilla como parece a priori.

Mil gracias.

(me alegra verte por aquí)

Un beso.

miriada dijo...

ves en mi lo que quieres ver, veo en ti lo que necesito. Duelen las mentiras, cuando no sabes que son mentiras, por algo son mentiras, pero hay algo que duele como nada, que envenena y corroe: la incertidumbre. Si pudiere elegir entre sufrir a un mentiroso o a un incierto, elegiría al mentiroso con los ojos cerrados. Me encantó tu texto. Besos

Roberto dijo...

Hablando claro, escribiendo sin ambages ni subterfugios...como haces tú. Me gusta, me gusta,me gusta.........

el otr día cuando vi tu poema sobre "el adios", tuve la sensación que clausurabas tu rincón...uff...

un beso poeta, grande, muy grande

cristal00k dijo...

Y es que al fin y al cabo las mentiras sólo son verdades disfrazadas... Pero para quien sabe mirar...
Besos preciosa.

Laura dijo...

Hace tiempo que no te escribo... mas por falta de tiempo que de ganas... Regreso y hablas de mentiras, verdades y la desilución... Sombras, nada mas.

Por cierto, el final me ha parecido genial, incluso me has robado una sonrisa picara... mmmm!

Besos reales y palpables.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Es cierto...

Me ha llegado, no sabes cómo...