lunes, 19 de mayo de 2008

Ni de cañas...

Este fin de semana he pasado por el pueblo (Miajadas) y el único rato que salí de casa para despejarme un poco fue el sábado para las cañas (tardías en mi caso, ya casi para el café, pero en fin). Y curiosamente salió el tema de lo malísimos que son los biocombustibles. Perdón, quizás antes debería explicar a qué me dedico y esas cosas, creo que nunca lo he hecho: estoy haciendo la tesis doctoral sobre nuevas técnicas en la producción de biodiesel. Ya habréis adivinado que el tema de conversación no me ayudaba a desconectar precisamente, pero no me quejo, está bien el debate, está bien que cada cual tenga su opinión al respecto. Aquella tarde no intervine demasiado en la conversación, y no lo hice porque no es fácil y me explico, los argumentos que se dan en ambas posturas son los siguientes:

A FAVOR:

+ Fuente de energía renovable (lo que quiere decir inagotable, no lo confundamos con limpia).
+ Se reducen las emisiones de gases con efecto invernadero (más en el caso del biodiesel que de los bioalcoholes).
+ Se reduce la dependencia de la importación de combustibles fósiles, con lo que aumenta la competitividad del país.
+ Generación de empleo en agricultura, transporte y procesamiento.
+ Se favorece el aprovechamiento de tierras con poco valor agrícola, que en ocasiones son abandonadas por su baja rentabilidad.

EN CONTRA:

- Su producción sólo es viable mediante subvenciones o liberaciones de impuestos, puesto que es mucho más cara que la producción de combustibles fósiles (claro que como siga subiendo el barril...).
- La demanda de terrenos para el cultivo bioenergético podría llegar a competir con el cultivo de alimentos, lo que conllevaría una subida en los precios de estos últimos.
- Los cultivos suelen presentarse en forma de monocultivos de gran escala, afectando a la biodiversidad, erosión del suelo y lixiviación de nutrientes.

Tienen que quedar muy claros unos (a favor) y otros (en contra) para poder rebatir el uso de los biocombustibles. Mi pregunta es la siguiente: ¿por qué no aprovechar al máximo las ventajas reduciendo al mínimo los inconvenientes? Es la ley principal que sigo en mi trabajo, y se puede, aunque en la práctica se requieren políticas y medidas adecuadas por supuesto, pero se puede. Y es que, en mi opinión, es un error ocultar o suavizar los inconvenientes de una producción, sea de lo que sea. De hecho, en mi trabajo, hay que subrayar estos puntos en contra porque son los que conforman el objetivo a eliminar o, como poco, a minimizar. Yo siempre he pensado que está muy bien el alarmismo frente a determinados temas porque gracias a él se sabe que existe un problema, pero, cuidado, hay que valorarlo todo.
La I+D no es un invento, no es una forma de gastar el dinero de la Administración (como he llegado a escuchar por ahí), es uno de los instrumentos para procurar un desarrollo sostenible.

viernes, 16 de mayo de 2008

FELICIDADES


Uf, 26 añazos, parece mentira. Pero es muy cierto, el tiempo pasa, nos hacemos mayores, y mientras tanto pasan cosas, muchas muchas cosas. Y no me puedo quedar con ninguna de ellas, sería injusto. Sólo puedo decirte que me alegro de poder seguir diciéndote: FELICIDADES GRANDE. Y aunque suene a tópico poder seguir celebrando cada uno de tus logros.



El cuarto de jugar

¡Ay, todo lo que sabes
no te lleva a acertar
dónde estarán las llaves
del cuarto de jugar!
-Te oigo desde muy lejos,
¿dónde estás?, no te veo.
...Por favor te lo pido,
dime si este rodeo
lleva a los juegos viejos.
¿Dónde te has escondido?
-Calla, no vale hablar.
Paredes a los lados
que palpas al azar
con los ojos vendados,
no vale tropezar,
escalones gastados,
uno par y otro impar.
-¿Voy dormida o despierta?
¿Es subir o bajar?
-No preguntes y acierta.
El caso es encontrar
nuevamente la puerta
del cuarto de jugar.
-Jugar... jugar... jugar.
Jugábamos a un juego
que siempre iba a durar.
De lo que vino luego
no me puedo acordar.
A la gallina ciega,
a las adivinanzas,
al corro, al veo veo...
¿Y ahora a qué se juega?
¡Son tantas las mudanzas!
Me pierdo, me mareo...
-Pues, hija, el que no atienda
y se empiece a quejar
ese pagará prenda.
Es juego de no hablar,
de ponerse la venda.
Tú sigue sin mirar,
que tal vez esta senda
desemboque en el cuarto de jugar.

Carmen Martín Gaite

miércoles, 14 de mayo de 2008

Lo raro es vivir

Este post va dedicado a alguien a quien no conozco, alguien unido a otro alguien, que es alguien para mí, de ahí su importancia. Y se preguntará ¿por qué? si nunca nos hemos visto, si nunca hemos hablado, si puede que nunca hablemos. Pero vivir es así de raro, así de confuso. Vivir te da sorpresas como la de que una "desconocida" te escriba porque sí, sin motivo, sin fin aparente.
Hoy por medio de un tocaya tuya, madrina sin saberlo de este blog, y con un fragmento de la obra que lo da título, quiero hacerte consciente de que sé que existes, que no me eres indiferente, sin acritud, todo lo contrario, tendiéndote un poco la mano a mi mundo, tan lejano y tan cercano al tuyo. Es muy raro vivir, pero se hace más fácil si se puede convivir.




"Es que todo es muy raro, en cuanto te fijas un poco. Lo raro es vivir. Que estemos aquí sentados, que hablemos y se nos oiga, poner una frase detrás de otra sin mirar ningún libro, que no nos duela nada, que lo que bebemos entre por el camino que es y sepa cuándo tiene que torcer, que nos alimente el aire y a otros ya no, que según el antojo de las vísceras nos den ganas de hacer una cosa o la contraria y que de esas ganas dependa a lo mejor el destino, es mucho a la vez, tú, no se abarca, y lo más raro es que lo encontramos normal."

Lo raro es vivir, Carmen Martín Gaite.