domingo, 26 de octubre de 2008

Naufragio


Querido diario:
Aún no me he levantado de la cama y ya llevo cuatro horas despierta, supongo que no hay nada que hacer fuera de esta cama, fuera de estas cuatro paredes que me protegen del peligro. Además últimamente es como si sólo pudiera contar contigo, como si fueras el único en el mundo que me comprendiera, porque todos me miran con cara de lástima, todos sospechan por mis ojeras y mi color de piel que soy infeliz, pero no lo soy. ¿Qué problema hay en querer soñar despierta? ¿Me consumo? Todos se consumen, todos nos morimos, sólo que ellos no quieren tomar consciencia de ello. Yo lo tengo muy claro, como tú, yo sé de la fragilidad, de lo efímero de los días, porque si no fuera así, mi madre estaría aquí a mi lado, habría sido ella la que me hubiera despertado dulcemente, y no el ruido absurdo de una máquina taladrando el suelo de la acera. Si ella se fue, la persona más decente que he conocido, todos nos iremos, y no entiendo su insistencia por huir de ello, es un hecho. Pero tú me comprendes querido diario, porque contigo no hay que fingir una sonrisa, no esperas nada de mí, y yo tengo todo lo que podrías ofrecerme, sin habértelo pedido. Cómo me gustaría que fuera de estas paredes las cosas fueran así de sencillas, de libres, de sinceras, de auténticas. Pero es un escenario lleno de actores, muy pocos son tan afortunados como tú y yo, y ya me he cansado de intentar convencerles. Por eso, querido diario, cuando me levante de esta cama no forzaré ninguna sonrisa, por eso no inventaré palabras que no siento, qué diferencia habrá entre mis cuentos e historias, y sus diálogos programados, sin sentido. Ninguna, no hay ninguna diferencia. Mañana, un cuento querido diario, ahora voy a buscarlo para ti.

33 comentarios:

Lena dijo...

Que terrible es despertar con el ruido de un taladro....

Y pasar horas en la cama sin fuerzas para levantarnos....

Desde que no creo en nada,

vivo mejor.

Un beso Gloria.

Gracias por el comentario...me encantó tu lectura.

gloria dijo...

LENA:
También yo vivo mejor desde que cambié mi perspectiva, me gustan mis nuevas gafas, y vuestra compañía le da mucho sentido.
Muchos besos.
Gracias a ti Lena...me encantó leerte.

SOL dijo...

A veces querida Gloria yo tambien me siento mas segura dentro de mis cuatro paredes, dentro de mi circulo... Me siento protegida!!! pero se que fuera de ellas tambien hay cosas buenas... aunque como decis vos.. a veces hay que ponerse gafas para ver lo que en realidad solo MIRAMOS!!! Creo que a pesar de todo muchas cosas valen la pena... pero ser autenticos esta re bueno!!!

Pedro (Glup). dijo...

Qué triste.
(Espero y deseo que sea solo un post)
Un abrazo.

ZenyZero dijo...

El cielo me ha traido hoy tu diario.
Un diario lleno de tachones y tinta corrida que casi no puedo leer.
Este cielo de invierno lo moja todo;
moja mis ojos, mi boca, y tu diario.

Un diario, que escucho a cada momento
entre el agua del invierno y los borrones del tiempo.

Hoy deshojaré tu diario y devolveré al cielo
sus páginas de tinta corrida,
y cada dia al borde mismo de cada amanecer sin ti
esperaré la llegada de tus páginas en blanco.
Las páginas de tu diario.

(Una vez escribi esto para otra persona. Pero hace mucho que el tiempo llenó todas las páginas. Y las gaviotas reidoras se encargaron de devorar los restos. Hoy te lo regalo a ti. Como un coral arrancado de un pecio)

Chuff!!

Flora dijo...

Gloria, a todas luces se ve que tu soledad no es infructuosa. Es hermoso el producto de tu encierro entre cuatro paredes. Me ha encantado encontrarme en tus palabras y sentirme, de algún modo, acompañada. Besos

gloria dijo...

SOL:
Sí, tienes razón, hay que saber salir fuera, sólo que esta niña tiene muy claro desde chiquita que lo de fuera no le convence... Pero su diario le ayuda a reflexionar, le ayuda a tomar fuerzas. Todos hemos pasado por momentos parecidos.
Muchas gracias y mil besos para ti querida.

PEDRO (GLUP)
La tristeza es mía (la llevo innata), la historia, es eso, una historia...
Un abrazo para ti, y gracias por tu visita.

ZENYZERO:
¡Qué regalo! Mil gracias. Es curioso como textos antiguos pueden cobrar sentidos diferentes, años después.
Gracias por el coral, de verdad, no me cansaré de agradecértelo, a cambio te prometo millones de páginas en blanco nuevas, sin tachones, sin borrones de tinta que ensucien el corazón, y espero que las gaviotas no tengas hambre...
Chuff! para ti y besos y abrazos desde la distancia...

FLORA:
Cómo me alegra que mis historias te acompañen, como tus poemas me acompañan a mí. A veces todo encierro, aunque sea ficticio tiene sus frutos.
Besos.

Arcángel Mirón dijo...

Cuando la muerte nos roza, nos deja la sensación de que arrasa con toda nuestra vida. Como si al destruir una cosa, destruyera todas.
Me resulta curioso que hayas titulado Naufragio a este post, bah, no curioso, llamativo mejor dicho. Porque hace seis años, cuando murió mi abuela, que fue, es y será una de las personas más influyentes en mi vida, lo único que me calmaba por unos instantes era una canción de Javier Calamaro llamada Naufragar.

:)

Un abrazo, Gloria.

Alfonso White dijo...

¿No fue Cela quien dijo que no había en el mundo cosa más vulgar que morir porque todos lo hacemos a la fuerza? Pues eso. A mi, con frases así, se me quitan las ganas de preocuparme (por un rato). Sigue con tu diario por favor, que me hace pensar, y para eso estamos.

Saludos.

alfaro dijo...

No es necesario tener grandes creencias, pero fuera de ti encontrarás de todo porque hay de todo, el día que te apetezca mira con detenimiento y seguro que ves,
quizá necesites un cambio de cristal, del color del cristal de tus gafas..., si no las reales..., las otras.
Besos.

Martín Garrido dijo...

Hoy he tardado horas en salir de la cama. Estaba despierto pero no tenía ganas de nada. Qué asco, es lo que digo últimamente al levantarme. Esto se pone feo y cada día más. Claro que hay perspectivas y todo ese rollo, pero uno está cansado de ciertas cosas y personas...

Bellas palabras las tuyas, con mucho jugo. Nunca había pasado por aquí, pero volveré.

Un beso.

gloria dijo...

ARCÁNGEL MIRÓN:
Espero no haberte traído recuerdos tristes con este texto, espero que la coincidencia con el título y el contenido de la historia de esta niña te hayan traído una sonrisa al rememorar a tu abuela... Por suerte yo cuento con toda mi familia, aunque sí he vivido la muerte de personas muy cercanas y queridas, nunca es fácil, siempre se lleva parte de nosotros aunque sigamos vivos, siempre...
Me ha encantado tu visita Gilda. Un abrazo enorme.

MR. WHITE:
No sé si fue Cela el de la cita, pero desde luego es muy acertada. Y no puedo prometerte que siga con este diario, con el diario de esta niña soñadora (porque no es mi diario, nunca he tenido un diario como tal) pero no lo que sí te prometo es que habrá más historias para pensar, soñar y lo que cada uno quiera. Muchas gracias. Besos.

ALFARO:
Hay de todo, para todos, es cierto. Incluso para esta niña, creo que se llama Celia, aunque aún no tiene nombre, sólo me vino su diario, el principio de su historia, de su frustración y de sus gafas. Puede que se quede aquí o que continúe, nunca se sabe, pero no te voy a negar que un poquito de mí sí que tiene esta niña (por suerte para mí, mi madre aún puede despertarme, aunque menos que en mi infancia porque no vivimos juntas...).
Tendré a mano todos los cristales posibles... Mil gracias y un abrazo Alfaro.

MARTÍN GARRIDO:
Yo tuve una temporada muy así, muy de no querer poner los pies más allá de mi dormitorio, y a veces no tiene por qué suceder algo tan fuerte como la muerte, como esta niña y su madre. A veces, como tú bien dices, uno se cansa de ciertas cosas y personas... Pero siempre se encuentra una salida, nuevas cosas y nuevas personas. Como tú, por ejemplo. Bienvenido y me alegra que te haya gustado. Un abrazo

gloria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alfaro dijo...

gloria,
qué alegría y qué bien contado, puedes seguir el cuento con el mismo cristal...,ya lo cambiarás, es precioso ymuy muy logrado.
besos.

gloria dijo...

ALFARO:
Gracias! Muchísimas gracias. No sé si podré seguirlo, aunque me gustaría que Celia siguiera escribiendo en su diario, nunca me he atrevido con una historia larga... Pero no sabes la ilusión que me hace tu opinión, gracias.
Un abrazo

cristal00k dijo...

Gloria, poner pocas expectativas en la gente y las cosas en general, facilita la vida. Estoy de acuerdo. Pero el ánimo humano, aunque busque esa neutralidad, siempre nos acaba "engrescando" en algo o en alguien... ley de vida, supongo...
Muchas gracias por visitarme, ha sido la manera de "descubrirte" vas directa a mis links. Un beso

gloria dijo...

CRISTAL:
Cierto, ley de vida, antes o después todos nos "engrescamos". Por cierto, me encanta esta palabra Cristal, ¿me la prestarás? Ya me dices. Muchas gracias a ti, de verdad.
Besos

Nataly dijo...

Gloria es la primera vez que leo tu blog y tengo que reconocer que muchas cosas de lo que escribiste me tocaron el alma, asi que te leere mas seguido...besos!!!!

Emiliakus dijo...

Gloria desde anoche veo todo de un color demasiado pasteloso, por lo que no he encontrado algo lógico que añadir como comentario, excepto que a veces nuestra cara no es el reflejo del alma, sino que usamos una careta cara al público.

Gracias por tu comentario, me ha animado bastante.

gloria dijo...

NATALY:
Muchas gracias de verdad y bienvenida! Esa es la intención, que llegue, al alma o donde sea, pero si es al alma, mejor que mejor. Besos.

EMILIAKUS:
No tienes que darme las gracias, me alegra que mi comentario te haya servido, y no tienes por qué comentar nada si no te apetece, o no te sale, te lo agradezco de veras y lo tengo en cuenta (¿crees que a mí me mueve la lógica, por muy científica que sea? ;>). Yo creo que todos tenemos mil caretas, que ni siquiera nosotros sabemos quiénes somos en realidad con tanto disfraz como usamos. Un abrazo y ánimo desde mi ventana.

(* dijo...

Yo escribía en un diario de pequeña. De vez en cuando me gusta releerlo. Además de faltas de ortografía,en esos garabatos de niña ya había algo que he llevado dentro desde siempre, esa tendencia a la melancolía, a la tristeza... Y en este caso, no lo digo como algo malo, como un peso pesado. No, no, no, al revés, sino como algo bueno, y creo que me entiendes. Al leerte hoy me he visto reflejada en muchas cosas. Hace muchos años que no escribo ya en ese diario, pero sí he escrito, durante mucho tiempo, para liberar ese interior, para desahogarme, para sacar todo fuera del único modo que sé y que es escribiendo, lo que demuestra la importancia de la escritura, Gloria. Con ella no sólo viajas a otros mundos, sino que también puede abarcarse nuestro propio mundo que juro que, a veces, es el más lejano e inalcanzable de todos.

Nada de naufragios, Gloria, navegaremos, con rumbo o sin él, en nuestro barquito de palabras.

Dulces besitos.

gloria dijo...

LUNA:
Sí, es la mejor de las terapias, escribir, es cuando más somos nosotros, al menos a mí me ocurre, no voy a generalizar. Y aunque yo nunca escribí ningún diario como tal (esta niña sí, y es que además es su mejor amigo), sí que tengo miles de retales por ahí de cuando niña, que a mi madre le costaban más de un disgusto por no entender muy bien por qué su hija era tan rara. Bueno y ella no me dice nada, entonces tampoco lo hacía, pero estoy convencida que ella aún piensa que soy rara... (si viera el blog ya ni te digo, je). Por eso te entiendo, por eso esta niña me buscó en medio de su naufragio, aunque estoy convencida que encontrará la forma de salir nadando hacia algún lugar... entre todos podremos sacarle a flote.
Muchas gracias por estar ahí Luna, y muchos besos.

Inuit dijo...

La tristeza es como una termita, va entrando a poquitos y cuando te das cuenta ya no somos más que tristeza.
Yo confío, espero y deseoa que la puedas sacudir cuando ventiles las sábanas. Cuando la veas llegar la asustas con un ¡¡UUUUUUUUUUUUUU!!! bien grande y con la escoba preparada.
¡Qué preciosidad de diario!Dale un beso de mi parte y ponga un poco de fantasía en su vida.
Inuits

Capitana dijo...

Es que al final te cansas de fingir, de salir todos los días con una sonrisa.

¿Sabes lo único malo de soñar despierta? que al final los castillos de arena que uno se construye, se caen, se desmontan, la arena se los come y uno se entristece y tiene que volver a montar otros porque ha aprendido a vivir de sueños.

Lo bueno es que podemos soñar que todo va bien, que nada empaña esa felicidad y que te ayuda a seguir a pesar del dolor.

Me ha gustado mucho.

Jordim dijo...

Sigue escribiendo, pinta bien..

Malvada Bruja del Norte dijo...

Hay que buscar nuevas ilusiones...
Es curioso, pero yo cuando estoy triste también me refugio en la calidez de las sábanas... el otro día leí que representan el útero materno, y casualmente en tu texto citas a una madre.

Buen post!

gloria dijo...

INUIT:
Gracias Inuit por tu consejo. Habrá que ir asustando a la tristeza, aunque a veces hasta la hecho de menos, fíjate que locura... Lo que no va a faltar nunca es la fantasía, lo prometo. Un abrazo querida.

CAPITANA:
Me alegra que te haya gustado Capitana. Y puede que tengas razón con los castillos, nunca lo había pensado de esa forma y me gusta. Mientras tengamos la capacidad de seguir construyéndolos no habrá mucho problema, aunque tampoco podemos perdernos demasiado... Muchas gracias. Un abrazo grande.

JORDIM:
Gracias! Lo haré. Si te digo la verdad esta entrada me salió un poco de casualidad... No sé si sabré continuar en la línea o me saldré por la tangente, como me ocurre muy a menudo, pero intentaré seguir. Besos.

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
Fue todo un poco casual, pero debe ser cierto lo que dices de las sábanas, porque ahí están: las sábanas, la madre y un libro en blanco dispuesto a llenarse de palabras. Al final todo encaja. Muchas gracias brujita y mil besos.

cristal00k dijo...

Laa palabras, por suerte, son patrimonio de todos. Así que engréscate tanto como quieras y puedas. Un beso!

gloria dijo...

Ya estoy engrescada, no puedo escapar, y me encanta.
Gracias Cristal

Sra.Rutina dijo...

Esta entrada me ha hecho soltar una lagrimilla.
La de veces que me he sentido así...
Es increíble cómo puedes identificarte tanto con palabras que no has escrito tú.

Un abrazo.

gloria dijo...

SRA. RUTINA:
Me alegra que te haya gustado esta entrada. Este diario, el de esta niña, es muy especial. Recogeré todas tus lágrimas para que los sueños no se escapen...
Un abrazo

elshowdefusa dijo...

¿Pues sabes lo que te digo? Que yo quiero ser tu diario. Quiero decir, que quiero ser para ti lo que es el diario para Celia, si es que aún se llama Celia -quizá quiso decir Cecilia (si puede ser, una verde pistacho)-.

Yo sé, como tú, como Celia, como Cecilia y como el diario, de la fragilidad, del consumirse, de las ojeras felices, de lo efímero... de la rareza de vivir.

Un abrazo enorme.

gloria dijo...

Así es querida Fusa, contigo las cosas son "libres, sinceras y auténticas". Como entre Celia (sigue llamándose así, aunque es una especie de guiño a tu Cecilia verde pistacho, serían buenas amigas) y su diario. Y "la rareza de vivir" es nuestra especialidad, al fin y al cabo es lo que nos unió, despertó la liebre dormida en el erial.
Un abrazo y feliz primer lunes de noviembre querida Fusa.