miércoles, 1 de octubre de 2008

Abriendo puertas



Es sombrío este lugar. Permanezco aquí, ahogada en la oscuridad hiriente de mi sentimiento, sin encontrar la forma de respirar. Tiene demasiada fuerza el miedo. Quizás algunos piensen incluso que soy cobarde, aunque yo no me atrevería a juzgar así a nadie, es tan espantosa la definición de esta palabra: "pusilánime, sin valor ni espíritu". Yo creo que tengo espíritu, lo sé. En cuanto al valor, me lo robaron tantas veces que me he cansado de intentar recuperarlo.

Lo que más me cuesta comprender es por qué a nadie le preocupa mi dolor cuando estoy rodeada de estas cuatro paredes, de esta jaula odiosa que aniquila mi entendimiento, y en cambio, muchos aparacen sorprendidos, indignados, y yo diría que hasta ofendidos, cuando
intento asomar un poco la cabeza. Por favor, si no existía dentro, qué más os da que sea visible y estire las piernas. ¿Con qué fin esta hipocresía? Soy la misma persona, exactamente la misma. Perdón, corrijo, soy persona fuera y la mejor actriz del mundo dentro.

Ya no lo soporto, me engaño si pretendo ser feliz así.


Ya no lo soporto, os engañáis si pensáis que esta vez lo vais a conseguir.


Sólo necesito tu mano, sólo necesito tu sonrisa, sólo necesito tu voz al otro lado, empujar esta maldita puerta, deshacer ligaduras, perder todos los miedos, ser libre de sus miradas, ser libre, no volver a perder el valor, esta vez lo recuperaré para siempre. Y a nadie excepto a ti debería importarle.

La imagen nació en un taller durante las Jornadas de Diversidad Afectivo Sexual del fin de semana pasado, organizadas por Triángulo. No pude asistir, y lo siento muchísimo. Se me ha ocurrido ponerle voz a la chica del cartel. Aunque la imagen lo dice todo por sí misma (se ve mejor en el blog de Santi, podéis enlazar desde la imagen). Enhorabuena a las Jornadas.

16 comentarios:

Lena dijo...

Me gustó tu ejercicio narrativo, Gloria...

(menos mal que era tal...porque cuando comencé a leer pensé que eras tú y me preocupé mucho...se hacen lazos fuertes por aquí....)

Un beso, Guapa.

gloria dijo...

Jeje, gracias, me alegra que te gustase mi ejercicio narrativo.

(no tuve que imaginar demasiado...ya pasé por eso hace años...pero esta vez sí era un ejercicio, dándole mi voz a otros..sí que se hacen lazos, sí, y es genial)

Otro besazo para ti.

(* dijo...

Ay, me ha pasado como a Lena. Qué curioso, eso de atribuir los sentimientos expresados a quien los escribe... Será porque durante mucho tiempo escribí únicamente para liberar mi interior. Sea como sea, ¡qué bien esas puertas abiertas! Como en la foto, de la oscuridad a la luz, del hueco al espacio que ocupa un abrazo...

Dulces besitos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jejeje...pese a que yo me harto de decir que escribo en primera persona pero que no soy yo, que todo lo que publico es ficción...he de reconocer que he pensado que te había pasado algo...y cuando he llegado al final del texto he respirado...aliviada. :-)

Flora dijo...

Gloria, excelente narración, conmovedora y tensa. Felicidades

Inuit dijo...

Abrir ventanas y puertas, salir o dejar que entre el aire es un gran ejercicio de liberación.Estar bien, es disfrutar con ese oxígeno.
Inuits

alfaro dijo...

Me ha encantado,
con los "yos" no suelo caer por las personas literarias, a mí me encantan las puertas abiertas...
besos.

gloria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gloria dijo...

LUNA:
No te preocupes. Supongo que en el fondo todos ponemos parte muy importante de nosotros en lo que escribimos, es inevitable. Y escribir es la mejor medicina para liberarse de nuestros propios fantasmas.
El final de la secuencia es genial, ¿verdad? por todo: puertas abiertas, de oscuridad a luz, el abrazo... Felicitamos desde aquí a los autores.
Dulces besos.

MALVADA BRUJA DEL NORTE:
Estoy bien! No me ha pasado nada, ¿o sí? jeje. Un abrazo enorme ;)

FLORA:
Muchas gracias de verdad. No estaba convencida con el texto, me parece que quería expresar mucho más... Me alegra que te guste. Besos.

INUIT:
El oxígeno es vital, qué pena que mucha gente no sé de cuenta de lo que pueden llegar a asfixiar ciertas situaciones... Sería todo muchísimo más fácil y sé de lo que hablo. Besos Inuit.

ALFARO:
Sí, lo sé, porque a ti te ocurre a menudo eso de los "yos" y las aclaraciones... Nos ocurre a todos, supongo. Pero es divertido, la ambigüedad, el que cada cual piense toda la ficción o realidad que quiera, que pregunte, que imagine, que piense, que sienta... Es lo maravilloso de todo esto. A mí también me fascinan las puertas abiertas... de hecho por mí ni las habría porque no soporto los portazos. Besos.

gloria dijo...

El comentario anterior lo he suprimido porque me he repetido (era el mío dos veces ;>)
Gracias a todos.

Capitana dijo...

Hola, me ha gustado mucho ese post, la historia parece tan verídica... además es cierto, cuando uno está deprimido, a nadie le importa, pero cuando intenta salir, todas las caras se giran hacia ti y te lo echan en cara, como si estuviese mal ser feliz, como una viuda cuando hace luto.

La imagen es muy chula, es cierto, para entenderlo no hace falta ni leer.

Me ha gustado tu blog, ya sólo el nombre es revelador "lo raro es vivir", muy cierto, cuando sufrimos sólo somos muertos en vida.

gloria dijo...

CAPITANA:
Gracias! Por todo, por tu visita, por tus comentarios, por tu empatía y por fijarte en cada detalle... Tu sitio también es genial, lo frecuentaré, te lo aseguro.
Un beso

Mirada dijo...

Gloria, el placer es mío, gracias por llegar hasta mi. Un abrazo enorme. Abriendo puertas, ventanas... y lo más importante el corazón, para que la luz entre... que si, que si...
Ben feito!

gloria dijo...

MIRADA:
Me gusta. Me gusta cómo miras, tu sencillez, tu profundidad. Gracias a ti, en serio, no es por ser respetuosa, ni mucho menos. Es porque lo pienso.
Un abrazo

elshowdefusa dijo...

¿Por qué a nadie le preocupa mi dolor cuando estoy rodeada de estas cuatro paredes? ¿Si no existía dentro, qué más os da que sea visible y estire las piernas?

Brillante, Gloria. Y doloroso. Menos mal que el final está lleno de cariño y de fuerza. A nadie debería... y a nadie le va a importar. A mí no. Y al que sí, es porque está dentro de una caja... no en esa misma caja, pero en otra mucho peor, de la que no se puede salir.

Un besazo, Gloria.

gloria dijo...

Tienes razón Fusa. Hay muchas cajas, de muchas formas, algunas impuestas, otras no... Pero no debería importarnos, y agradezco que a ti no, ya lo sabes.

Un besazo, Fusa