miércoles, 3 de septiembre de 2008

La realidad

He decidido no pensarlo más. Aquí está la segunda parte de la misma historia (Carta en Deberes...). Gracias Santi por la foto:



"Poco a poco sentía cómo naufragaba en medio de la hecatombe en la que se convirtió mi vida. Todo ocurría tan lentamente que se me antojaba irreal, hasta el punto en que, en algunos momentos, no me sentía en mi cuerpo, no era yo, sólo alguien muy parecido a mí. Yo observaba a ese ser desde la distancia, era grotesco, casi cómico. No podía ser yo.

Al principio me resultaba entrañable, no era más que un bache, podría solucionarlo, siempre lo había hecho. Después comenzó a darme lástima, ¿cómo se había dejado arrastrar por la corriente hasta ese punto? No podía reconocerme. Ahora me repugna, cuando ese cuerpo era el mío todo estaba bajo control, lo abandono un momento, por una tontería de nada, y lo pierde todo, no me merece. Yo hice de él quien era, yo a base de esfuerzo y autocontrol le había convertido en un hombre ejemplar, de prestigio, con futuro, con nombre en los negocios, lo tenía todo…

¿Por qué? ¿por qué? ¿por qué? ¿Eso es todo lo que vas a decir? Maldito idiota, que se vaya, no vale nada, ya me tienes a mí. Pero no, tienes que arrepentirte, tienes que ponerme esta absurda mordaza. No sirve de nada. Mírate, que haces ahí delante de esa absurda carta, quémala. Vamos, estás a tiempo, déjame que vuelva a convertirte en el hombre que siempre has querido ser, ya casi lo teníamos.

Uf, por fin. Has hecho lo correcto. ¿Cómo que no puedes? Es muy fácil, ya sé que no hay remite, no aprendes nunca. Mira el sello, no es tan complicado, la localizarás en un momento. Pero si te lo está pidiendo estúpido, es lo que quiere, y después seremos libres. Con suerte sabrá lo que es ir a un hospital, con suerte podrá mirar a sus queridas amigas, ¿no ves que te lo está pidiendo? Ya, ya, tranquilo, después te sentirás mejor. Ya lo verás. Eres mejor que el resto, lo eres…

Sabía que podría encontrarla, nunca fue demasiado lista, seguía en el mismo centro desde el que envió la absurda carta. ¿Por qué la enviaría? Sin esa carta habría conseguido mi objetivo sin ensuciarme las manos. Pero no podía dejarlo estar. Eso nunca. Ella lo sabía y me estaba provocando, así que le obligué a ir allí.

Me ha vuelto a echar, y creo que ya no hay retorno. Aún así ¿por qué iba yo a querer estar aquí encerrado? Y luego ese maldito psiquiatra todos los días, siempre metiéndose conmigo. Pero si todo lo que he hecho, lo he hecho por él. Creo que voy a marcharme, ya no puedo hacer nada. Las primeras semanas me pasaba las noches desesperado pellizcándome una y otra vez, no podía ser, no era yo, no era mi vida, yo lo había planeado todo a la perfección.

Al final no era tan tonta como yo pensaba, la muy zorra. Seguro que no fue idea suya, tuvo que ser idea de su psicóloga, a ella jamás se le hubiese ocurrido protegerse de mí… yo que se lo di todo. Pobre desagradecida.

Así continué durante mucho tiempo, maldiciéndole, siempre a ella, toda mi mierda sobre ella. Después de tres meses de intentos desesperados por convencerme a mí mismo de que todo era un error, comprendí que aquel pelele flacucho y echado a perder, encerrado en una celda de odio y sufrimiento, era yo. Tal vez en eso consistía, tal vez me merecía a mí mismo. Y la lentitud que al principio me había hecho sentir un ente extraño a mi propio ser, fue acelerándose poco a poco, hasta convertirse en vertiginosa celeridad, y yo nunca soporté muy bien la velocidad."

13 comentarios:

elshowdefusa dijo...

Me da pánico esta carta, Gloria. Porque lo has hecho tan bien, lo has escrito tan creíble, que parece que sepas de lo que hablas... y eso me da mucho miedo. Y te felicito, también, porque has conseguido que yo misma me sienta un poco fuera de mi cuerpo y dude ahora de si aquél fue también el mío y el suyo, el suyo. Porque de verdad que ese desdoblamiento es real, todo parece organizado por alguien ajeno. En fin, me alegro de que hayas decidido publicar también la segunda parte... estos temas son muy delicados y hay que saber hablar de ellos. Tú lo has hecho estupendamente. Gracias por compartirlo, Gloria. Vuelves maestramente...

Un abrazo muy grande.

Inuit dijo...

Este desdoblamiento es muy peligroso, la disociación comporta un desequilibrio interior que acaba siendo una huida hacia delante.
Coincido con fusa en lo bien relatada y dibujada que está la historia
¿La velocidad en estos casos anuncian el desastre?
Inuits

gloria dijo...

FUSA: No, miedo no por favor. El sentido de este texto (a parte del puramente literario, claro) es reflejar una realidad muy dura. Es ficción, pero una ficción que podría ser la vida de otro... Perdona. Me cuesta comentarlo. Y gracias. Muchas gracias por sentirlo tan bien, por adentrarte incluso con miedo. Te sigo de cerca... Un abrazo enorme Fusa.

INUIT: Estoy de acuerdo con la peligrosidad del desdoblamiento, pero he de confesarte que es una herramiento muy útil para describir cosas así... Como dice Fusa "todo parece organizado por alguien ajeno".
Yo creo que la velocidad es siempre peligrosa Inuit. Muchas gracias. Un beso.

gloria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gloria dijo...

Era el mismo comentario repetido, je. ¡NO CENSURO! Besos a todos.

alfaro dijo...

ýa había estado aquí gloria, pero no dejé constancia de mi paso, hoy la dejo. Suiempre que he pasado me ha gustado lo que leí.
Gracias por la visita y las palabras, nos leeremos...
un beso.

Flora dijo...

Excelente texto, leído antes de ver tus comentarios. Me gusta como hablas de un tema tan difícil, y como eres tan profunda en su trato. Saludos

gloria dijo...

ALFARO: Me alegra que hayas dejado constancia. Me alegra verte por aquí. Me alegra que te haya gustado. Claro que nos leeremos, notarás mi rastro... Un abrazo.

FLORA: Sí, es un tema complicado, pero soy de las que piensa que la palabra tiene mucho poder y si podemos utilizarla para denunciar lo que nos parece injusto, mejor. Un beso Flora, gracias.

(* dijo...

Vaya, Gloria, yo también he ido cogiendo velocidad mientras te leía, una velocidad interior. Luego me he mirado en el espejo y he intentado buscarme. A veces da miedo descubrirse, entender ese desdoblamiento del "yo". Ha sido extraño, no sé. Y tu carta, ¡menos mal, ya he leído que es todo ficción!, una delicia de palabras.
Un placer descubrirte.

Dulces besitos.

gloria dijo...

(*: Ya le dije a Inuit que creo que la velocidad es peligrosa, aunque debería haber omitido el "siempre". El que tú hayas cogido velocidad me alaga más que otra cosa, siempre que te hayas encontrado, claro.
La carta tiene algo de ficción, pero que más da que lo es y que no, lo importante es la historia ¿no?
El placer ha sido mío, te lo aseguro. Un abrazo

temorcomoagravio dijo...

Hace poco hablaba con la mujer de mi padre sobre el valor de la palabra. Yo creo que soy de esos pobres ilusos que piensan que la violencia es lo que queda cuando alguien no dá de más con la palabra, cuando la intolerancia supera lo que podamos decir. Me ha encantado como lo has relatado, y también pienso ahora que puede haber violencia en la palabra. De hecho, puede herir tanto o más que un cuchillo o una bala.

Vaya, estoy desvariando...

Un beso :)

gloria dijo...

TEMORCOMOAGRAVIO: Ya echaba de menos tus comentarios. Me alegra "verte" por aquí. Estoy de acuerdo contigo, no desvarías, la palabra tiene muchísimo poder, y en ocasiones, no se utiliza como nos gustaría. Gracias, por tu visita ota vez!!!

Besos

Malvada Bruja del Norte dijo...

UF!!!! Este me ha calado mucho más hondo que el otro, porque aunque coincido en que el desdoblamiento es peligroso, a veces, tod@s cuando tenemos que tomar una decisión difícil lo hacemos, nos imaginos diálogos, acciones...

Me gusta...tienes bien cogido el tono del personaje.