lunes, 19 de mayo de 2008

Ni de cañas...

Este fin de semana he pasado por el pueblo (Miajadas) y el único rato que salí de casa para despejarme un poco fue el sábado para las cañas (tardías en mi caso, ya casi para el café, pero en fin). Y curiosamente salió el tema de lo malísimos que son los biocombustibles. Perdón, quizás antes debería explicar a qué me dedico y esas cosas, creo que nunca lo he hecho: estoy haciendo la tesis doctoral sobre nuevas técnicas en la producción de biodiesel. Ya habréis adivinado que el tema de conversación no me ayudaba a desconectar precisamente, pero no me quejo, está bien el debate, está bien que cada cual tenga su opinión al respecto. Aquella tarde no intervine demasiado en la conversación, y no lo hice porque no es fácil y me explico, los argumentos que se dan en ambas posturas son los siguientes:

A FAVOR:

+ Fuente de energía renovable (lo que quiere decir inagotable, no lo confundamos con limpia).
+ Se reducen las emisiones de gases con efecto invernadero (más en el caso del biodiesel que de los bioalcoholes).
+ Se reduce la dependencia de la importación de combustibles fósiles, con lo que aumenta la competitividad del país.
+ Generación de empleo en agricultura, transporte y procesamiento.
+ Se favorece el aprovechamiento de tierras con poco valor agrícola, que en ocasiones son abandonadas por su baja rentabilidad.

EN CONTRA:

- Su producción sólo es viable mediante subvenciones o liberaciones de impuestos, puesto que es mucho más cara que la producción de combustibles fósiles (claro que como siga subiendo el barril...).
- La demanda de terrenos para el cultivo bioenergético podría llegar a competir con el cultivo de alimentos, lo que conllevaría una subida en los precios de estos últimos.
- Los cultivos suelen presentarse en forma de monocultivos de gran escala, afectando a la biodiversidad, erosión del suelo y lixiviación de nutrientes.

Tienen que quedar muy claros unos (a favor) y otros (en contra) para poder rebatir el uso de los biocombustibles. Mi pregunta es la siguiente: ¿por qué no aprovechar al máximo las ventajas reduciendo al mínimo los inconvenientes? Es la ley principal que sigo en mi trabajo, y se puede, aunque en la práctica se requieren políticas y medidas adecuadas por supuesto, pero se puede. Y es que, en mi opinión, es un error ocultar o suavizar los inconvenientes de una producción, sea de lo que sea. De hecho, en mi trabajo, hay que subrayar estos puntos en contra porque son los que conforman el objetivo a eliminar o, como poco, a minimizar. Yo siempre he pensado que está muy bien el alarmismo frente a determinados temas porque gracias a él se sabe que existe un problema, pero, cuidado, hay que valorarlo todo.
La I+D no es un invento, no es una forma de gastar el dinero de la Administración (como he llegado a escuchar por ahí), es uno de los instrumentos para procurar un desarrollo sostenible.

1 comentario:

Publisidad Gratis dijo...

muy interesante blog que le pareceria aumentar visitas