viernes, 16 de mayo de 2008

FELICIDADES


Uf, 26 añazos, parece mentira. Pero es muy cierto, el tiempo pasa, nos hacemos mayores, y mientras tanto pasan cosas, muchas muchas cosas. Y no me puedo quedar con ninguna de ellas, sería injusto. Sólo puedo decirte que me alegro de poder seguir diciéndote: FELICIDADES GRANDE. Y aunque suene a tópico poder seguir celebrando cada uno de tus logros.



El cuarto de jugar

¡Ay, todo lo que sabes
no te lleva a acertar
dónde estarán las llaves
del cuarto de jugar!
-Te oigo desde muy lejos,
¿dónde estás?, no te veo.
...Por favor te lo pido,
dime si este rodeo
lleva a los juegos viejos.
¿Dónde te has escondido?
-Calla, no vale hablar.
Paredes a los lados
que palpas al azar
con los ojos vendados,
no vale tropezar,
escalones gastados,
uno par y otro impar.
-¿Voy dormida o despierta?
¿Es subir o bajar?
-No preguntes y acierta.
El caso es encontrar
nuevamente la puerta
del cuarto de jugar.
-Jugar... jugar... jugar.
Jugábamos a un juego
que siempre iba a durar.
De lo que vino luego
no me puedo acordar.
A la gallina ciega,
a las adivinanzas,
al corro, al veo veo...
¿Y ahora a qué se juega?
¡Son tantas las mudanzas!
Me pierdo, me mareo...
-Pues, hija, el que no atienda
y se empiece a quejar
ese pagará prenda.
Es juego de no hablar,
de ponerse la venda.
Tú sigue sin mirar,
que tal vez esta senda
desemboque en el cuarto de jugar.

Carmen Martín Gaite

1 comentario:

elshowdefusa dijo...

Es que se me pone la piel de gallina, no sé. Me daba un poco de angustia leerlo... los juegos, el no encontrar, el buscar... y, al final, cerrar los ojos... quizá eso nos lleve.

Muchas gracias, es todo un grato descubrimiento leer su poesía.