martes, 25 de septiembre de 2007

La vida

¿Lápida o colchón? ¿Pasado o futuro? ¿Grilletes o alas? No hay una elección, no existe una única verdad. Todo es parte de ese boceto que reinventamos cada día al que llamamos vida, pero no estoy de acuerdo con Kundera en algo: no creo que la vida sea un boceto para nada, es un boceto para todo, y todo cuenta, todo es parte de nosotros.


" La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella. La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo. Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchan por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se rescriben las biografías y la historia."

El libro de la risa y el olvido, Milan Kundera



jueves, 20 de septiembre de 2007

Quimera

Ilusoria quimera, deslumbrante ficción que sujeta los hilos de mi vida, que el circo de la vida no termine, que nunca falten las acrobacias, que los giros del destino no desbaraten el espectáculo.



"Vio una mujer vestida de oro en el cogote de un elefante. Vio un dromedario triste. Vio un oso vestido de holandesa que marcaba el compás de la música con un cucharón y una cacerola. Vio a los payasos haciendo maromas en la cola del desfile, y le vio otra vez la cara a su soledad miserable cuando todo acabó de pasar, y no quedó sino el luminoso espacio en la calle, y el aire lleno de hormigas voladoras, y unos cuantos curiosos asomados al precipicio de la incertidumbre. Entonces fue al castaño, pensando en el circo, y mientras orinaba trató de seguir pensando en el circo, pero ya no encontró el recuerdo. Metió la cabeza entre los hombros, como un pollito, y se quedó inmóvil con la frente apoyada en el tronco del castaño."

"Cien Años de Soledad", Gabriel García Márquez.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Lluvia



Hoy ha llovido, ha llovido en mi alma lentamente, pero sin cesar, sin ahogarme pero sin dejarme respirar, y, aunque parece haber terminado, todavía nota mi ser esa sensación de humedad y tristeza que acompaña a la lluvia, lluvia tan dulce que amarga, tan ruidosa que calma, tan sencilla que deslumbra.... Esa lluvia me ha invadido y no me deja, yo no quiero que me deje, quiero llorar como la lluvia, ser dulce y ruidosa, y sencilla, y volver, y desaparecer; quiero entender al mundo o simplemente estar en él sin querer comprenderlo, quiero buscar al amigo y que llueva, que la lluvia nos arrope, que la lluvia nos lave las lágrimas, que la lluvia nos marque la piel, que nos desnude, que nos vista... Quiero ser lluvia que va al río; río que va al mar; mar que se confunde con el océano y océano que es vida, que es inmensidad, que es matriz de vida, que es esencia pura. Y en la inmaculada transparencia del océano perderme para siempre...

martes, 18 de septiembre de 2007

Máscara


El otro yo

Se trataba de un muchacho corriente:
en los pantalones se le formaban rodilleras,

leía historietas,

hacía ruido cuando comía,

se metía los dedos a la naríz,

roncaba en la siesta,

se llamaba Armando Corriente

en todo menos en una cosa:

tenía Otro Yo.


El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada,

se enamoraba de las actrices,

mentía cautelosamente ,

se emocionaba en los atardeceres.


Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo

y le hacía sentirse imcómodo frente a sus amigos.


Por otra parte el Otro Yo era melancólico,

y debido a ello,

Armando no podía ser tan vulgar

como era su deseo.


Una tarde Armando llegó cansado del trabajo,

se quitó los zapatos,

movió lentamente los dedos de los pies

y encendió la radio.


En la radio estaba Mozart,

pero el muchacho se durmió.


Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo.


En el primer momento,

el muchacho no supo que hacer,

pero después se rehizo

e insultó concienzudamente al Otro Yo.


Este no dijo nada,

pero a la mañana siguiente se habia suicidado.


Al principio la muerte del Otro Yo

fue un rudo golpe para el pobre Armando,

pero enseguida pensó que ahora

sí podría ser enteramente vulgar.


Ese pensamiento lo reconfortó.


Sólo llevaba cinco días de luto,

cuando salió la calle con el proposito de lucir

su nueva y completa vulgaridad.


Desde lejos vio que se acercaban sus amigos.


Eso le lleno de felicidad

e inmediatamente estalló en risotadas .


Sin embargo,

cuando pasaron junto a él,

ellos no notaron su presencia.


Para peor de males,

el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban:

"Pobre Armando.


Y pensar que parecía tan fuerte y saludable".


El muchacho no tuvo más remedio

que dejar de reír y,

al mismo tiempo,

sintió a la altura del esternón un ahogo

que se parecía bastante a la nostalgia.


Pero no pudo sentir auténtica melancolía,

porque toda la melancolía

se la había llevado el Otro Yo.


Mario Benedetti

lunes, 17 de septiembre de 2007

Acento extremeño

Como cada día, en los periódicos sólo encuentras noticias desagradables, opiniones crispadoras, y difícilmente te queda algo con buen sabor de boca, pero a veces se descubren palabras que emocionan. Estoy hablando de una entrevista que hace el periódico hoy a Asisa Salem Boucheria, una periodista saharaui que ha pasado este último año en Cáceres con una beca otorgada por la diputación. En ella cuenta su experiencia en la ciudad, en el trabajo, etc. Me quedo con estas palabras que me han llenado de orgullo:

"Lo mejor que me llevo, sin duda, es el acento cacereño. Es precioso, me encanta, aunque se coman algunas letras. Cuando hablo por teléfono con mi padre me dice que se me ha pegado, y eso me gusta. Es lo más bonito que me llevo."

Gracias Asisa y espero que vuelvas pronto.

jueves, 13 de septiembre de 2007

El abrazo de la palabra

Palabra que brota como un río de sangre desde el interior de mis entrañas, palabra que atraviesa como puñal de venganza, palabra que abraza como los brazos que aman.


"Elaboraba la sustancia de sus propios sueños y con esos materiales fabricó un mundo para mí. Las palabras son gratis, decía, y se las apropiaba, todas eran suyas. Ella sembró en mi cabeza la idea de que la realidad no es sólo como se percibe en la superficie, también tiene una dimensión mágica y, si a uno se le antoja, es legítimo exagerarla y ponerle color para que el tránsito por esta vida no resulte tan aburrido. (...) De mí dependía la existencia de todo lo que nacía, moría o acontecía en las arenas inmóviles donde germinaban mis cuentos. Podía colocar en ellas lo que quisiera, bastaba pronunciar la palabra justa para darle vida".

Eva Luna, Isabel Allende

jueves, 6 de septiembre de 2007

Enhorabuena maestro

Hoy estoy encantada de poder dar mi más sincera enhorabuena a un genio, a Quino, que recibirá esta noche por manos del presidente de la junta el Premio Extremadura a la Creación a la Mejor Trayectoria Artística (fuente: www.extremadura.com).
Espero poder disfrutando de sus viñetas, de su humor, de su crítica, de su ejemplo como pensador, durante mucho tiempo. FELICIDADES.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Aterrizando

Este verano ha sido, como poco, extraordanario y aún estoy aterrizando. Un mes de desconectar de todo, un mes en un país diferente, con gente desconocida y un idioma extraño, un mes, por qué no decirlo, de descubrimientos y de añoranzas.
Ahora me esperan muchas otras cosas: regresar al trabajo, esperar la ansiada beca, mudanza a un nuevo piso, reencuentro con familiares, amigos y gente especial... Pero no podía regresar a mi blog sin hacer un pequeño homenaje a ese país que me acogió durante tres semanas, Escocia, aunque quizás sería más correcto decir que el homenaje va dirigido a la gente que ha sido mucho más que mi familia esos días.
Os quiero a todos chicos



Y por supuesto, como en todo viaje, las "frikadas" que sólo nosotros podemos entender:
Jose Carlos: "Gloria tranquila que yo me lo chano"
Ana: "María, vamos a ver, ¿dónde tú vives?"
María: "Y tú de donde ereeeeee. No, si ya lo sabíaa, eeeraaa poooo pregutaaaaaaa"
Jose Carlos: "... y en la tienda de campaña, cuando oigamos un ruido, será un "angus" que me quiere robar el peine"
Ana: discurso de despedida en inglés con brindis incluido, incomprensible y que por tanto es imposible reproducir
Y un largo etcétera que no plasmo al completo porque sería dar demasiado protagonismo a Jose Carlos (es un desfase, le huele, troonnnnnnnco, ...)


No podía haber sido mejor y es todo gracias a vosotros. Cuando llegue Chus (la única que nos queda en Escocia) intentaré conseguir sus fotos y puede que vuelva a daros un humilde homenaje en mi blog.
Espero que os haya gustado (a todos los que no habéis estado espero que no os haya aburrido).
Mil gracias por ser como sóis.