miércoles, 17 de octubre de 2007

¡Incomunicada!


Parece que hoy no es el día más idóneo para acercarme al mundo, y es que, después de un puente increíble, dedicado únicamente a sentir, experimentar, investigar y sonreir, y tras dos días obligada a estar en cama por algún que otro problemilla de salud ya solucionado, me levanto dispuesta a retomar la rutina con más ánimo del habitual y no me encuentro más que trabas. Por un lado el teléfono, un caso lo mío, muchos sabrán de lo que hablo, y claro como tengo a la gente muy mal acostumbrada pues nada, aislada de la voz de los demás. Y por otro lado, la única ventana que me queda al exterior: internet. Menos mal que al menos puedo abrir el blog, pero ni el correo, ni las páginas de los periódicos... En fin, tendré que resignarme a vivir en una nube durante algún tiempo en la que sólo están mi trabajo (y por suerte mis compañeros), mi zulo (que por fin le cogí el gustillo y me encanta) y quien esté dispuesto a atender mis señales de humo (padres necesitamos internet, je).
Un saludo a todos y disculpad si últimamente os tengo algo abandonados, hoy no os voy a calentar la cabeza con literatura ni mitología, algo bueno ¿no?. Besos

3 comentarios:

Antonio de Meaxadas teatro dijo...

Vaya te va a contestar un hablador, casi como papi, jejejeje, y comprendo lo que es estar incomunicado, aunque muchas personas a veces disfrutan con la soledad,( no les entiendo ). Bueno el movil le veo indispensable aunque casi no lo uso, pero internete como yo digo, es casi casi necesario. Besitos de miercoles y animo, veras como mañana ya esta más cerca el finde.
Salud
P.D. Chiq... y Lo... la niña quiere que pongais internete. jejejej

Pearl Jam dijo...

Estaremos esperando tu reconexión. No uses mucho el móvil, podría ser perjudicial para tu economía...

gloria dijo...

Totalmente reconectada y mi economía casi recuperada... aunque ahora no me importaría echarla a perder de nuevo.